Viernes 24.05.2019
Aquel souk al uard

El mercado de las flores

Grande es el cesto de los refranes. Hay uno que dice: "El que tuvo, retuvo", algo de cierto hay en todo eso. Los vestigios, sean de una civilización o cultura tienden a permanecer, a mantenerse en el tiempo, como si no quisieran marcharse, una suerte de fuerza protectora, que se resiste a formar parte del olvido. El mercado de las flores de Tánger es una muestra de todo eso. se resiste a morir, a pasar a la historia como si nunca existió. Y sigue luchando por permanecer. Y mientras tenga flores, seguirá viviendo, alimentándose de su propio pasado. Eso también es vida.