sábado. 18.05.2024
UN TANATORIO PORQUE SÍ

Un tanatorio y un cementerio con muchos interrogantes

Ceuta, Vivas tensiona a la comunidad musulmana 

* La propuesta de construir un tanatorio en el cementerio musulmán de Sidi Embarek no cuenta con la bendición de la mayoría de la comunidad musulmana de Ceuta

* La idea que impulsa la Ciudad tiene como giro y proyección satisfacer la insaciable sed de los precursores del plan, que vienen dibujando desde hace tiempo un designio “estratégico” para estabilizar e institucionalizar sus intereses comerciales

portada
Islamnews

La propuesta de construir un tanatorio en el cementerio musulmán de Sidi Embarek no cuenta con la bendición de la mayoría de la comunidad musulmana de Ceuta.

La idea que impulsa la Ciudad tiene como giro y proyección satisfacer la insaciable sed de los precursores del plan, que vienen dibujando desde hace tiempo un designio “estratégico” para estabilizar e institucionalizar sus intereses comerciales.

Además, el proyecto aumentaría significativamente los costes funerarios para las familias musulmanas al implicar la contratación privada de terrenos, personal y servicios adicionales, abriendo la puerta a que la preparación del cuerpo decaiga en manos privadas, ajenas a la familia -“profesionalización del oficio de los servicios fúnebres”- y se convierta en un proceso mecánico e impersonal, carente del cuidado y devoción que le prestarían las familias.

El plan, que fue rechazado en su día por diversas asociaciones musulmanas mediante una campaña de recogida de firmas, intensas publicaciones en medios de comunicación y amagos de movilizaciones, resurge ahora sin el consentimiento de la comunidad musulmana de la ciudad. 

tumbas 400

Resulta alarmante observar cómo la Ciudad, aparentemente influenciada por intereses ajenos a la comunidad musulmana, accede a las presiones de entidades que buscan consolidar su proyecto comercial -altamente lucrativo- a costa de suprimir prácticas funerarias ancestrales. 

Las familias desean conservar su arraigada tradición de la vela fúnebre del fallecido en el hogar donde ha vivido y cuyo espacio está impregnado de su presencia, un ritual que permite a amigos y familiares despedirse del difunto en un entorno íntimo y familiar durante las horas previas a su inhumación. Este proceso es esencial para facilitar un duelo natural y proporcionar un espacio de consuelo y reflexión en un momento tan delicado. 

Es importante destacar que ya existe un espacio habilitado en Sidi Embarek para aquellos casos en los que las familias no puedan velar a sus difuntos en casa, ya sea por la ausencia de familiares o por la falta de espacio en sus viviendas.

Destinar 661.550 euros a una construcción no obligatoria, superflua y no demandada ignorando la opinión del colectivo musulmán maquilla tamaña irresponsabilidad política y derroche de fondos públicos. Con tan solo el 5% de esa cantidad (inversión) se podría acondicionar y rehabilitar este espacio resultando una solución mucho más económica y sensible que el proyecto actual, el cual presenta visos para favorecer únicamente a ciertos intereses económicos y comprar la pleitesía de determinadas entidades.

Destaca  en este maquiavélico plan el perfil de unas entidades de marcada esencia mercantilista que han encontrado en la Ciudad un filón para sus aventuras comerciales no exentas de contenido pseudorreligioso y que se adaptan y conjugan perfectamente con aquellas estrategias políticas puestas en marcha por el partido gobernante, que no duda en desatender la opinión de un colectivo para imponerle un modelo de inhumación contrario a sus deseos, así magnificando su insensibilidad hacia las profundas tradiciones religiosas y culturales de la comunidad musulmana de Ceuta.

El Tanatorio que han dibujado tiene como objetivo ofrecer una despedida fría y aséptica del difunto, convirtiéndolo en un trance protocolizado lejos de la tranquilidad necesaria para poder estar junto con familiares, amistades y seres queridos y recibir sus condolencias. Es el éxito del dinero frente a la humildad y transparencia de las tradiciones.

La obcecación por implantarlo alimenta el temor a una política restrictiva y una previsible modificación del reglamento de policía sanitaria mortuoria tendente a restringir la vela en el domicilio mortuorio. Los mataderos móviles para el Eid son un claro ejemplo de ello.

Es conveniente que la Ciudad suspenda cualquier decisión relacionada con este proyecto comercial poniendo fin a cualquier intento que busque esquilmar las costumbres funerarias del colectivo musulmán de Ceuta.

Asimismo, la Ciudad debe considerar y proteger los intereses de los ciudadanos musulmanes de Ceuta desoyendo cualquier impulso en contrario.

Es fundamental preservar las costumbres y tradiciones que constituyen una parte integral de la identidad cultural de la ciudad. 

No solo el proyecto del tanatorio tiene tensionada a la comunidad musulmana de Ceuta, también participa de manera directa el modelo de gestión imperante en el propio camposanto.

La Asociación de Consumidores Halal de Ceuta, Acohace,  ha presentado en Sede Electrónica una serie de preguntas a la Ciudad sobre el asunto del cementerio musulmán y que reproducimos para público conocimiento:

1.- Los familiares se ven obligados a pagar unos 150€ euros por el concepto “gestión de papeles”, a eso hay que sumar 200€ en concepto de transporte y tabla numérica (una pieza hecha con arena y cemento en la que se graba con tinta el número de tumba) ¿Tiene constancia la  Ciudad de estos gravámenes?   ¿Computan dichos importes en algún tipo de contabilidad?

2.- ¿Existe sistema de fichaje  en el cementerio de Sidi Embarek conforme al Real Decreto-Ley 8/2019, de 8 de marzo?

3.- ¿Tiene constancia  plena la Ciudad de que las labores encomendadas son realizadas por los funcionarios adscritos al cementerio?

4.- ¿Cuáles son las tasas vigentes para 2024 y sus coberturas?

5.- ¿Existe algún reglamento municipal que regule el funcionamiento del cementerio de Sidi Embarek?

6.- ¿Tiene constancia la Ciudad de si el vehículo fúnebre adquirido con fondos públicos es utilizado para servicios particulares?

7.- ¿Quién determina los criterios para exonerar a una familia de los gastos de transporte en el vehículo fúnebre adquirido con fondos públicos?

Son preguntas que se hace una inmensa mayoría de musulmanes y que exigen respuestas por parte de la Ciudad.

Un tanatorio y un cementerio con muchos interrogantes