sábado. 20.04.2024
AHMED TENDRÁ PEOR NOTA QUE CLARA

Analizando los prejuicios de los profesores

¿Es racista pensar que el hijo de un marroquí va a obtener peores resultados académicos solo por su origen? Es difícil afirmarlo, pero sí vemos un prejuicio. A nivel social se asocia ese origen con el hecho de “perderse por el camino” y es muy negativo”
Clase de estudio
Clase de estudio

Según un informe de la Comisión Europea que constata los sesgos del profesorado, éstos tienden a poner peor nota al alumnado de clase baja e hijos de migrantes frente a los alumnos de clase alta y a las chicas.

La vida académica de un alumno con apellido Hamed será más complicada que quien tenga apellido Sáenz. Además, si la profesión de sus padres pertenece al grupo de oficios: jardinería, albañilería, carpintería… también lo tendrá más difícil que si son abogados, médicos o docentes. Y es que los profesores no son impermeables a los prejuicios que existen en la sociedad notándose su influencia a la hora de evaluar a sus alumnos. Así lo pone de manifiesto el estudio “Sesgo del profesor en las evaluaciones según el estatus atribuido al alumno: Un experimento factorial sobre la discriminación y reproducción cultural”, realizado por investigadores españoles y publicado por la Comisión Europea.

La realización de una encuesta en 15 universidades públicas y 5 privadas españolas a 1.717 estudiantes de magisterio ha evaluado el corto y el largo plazo. A través de una redacción realizada por los alumnos se han valorado las aptitudes como ortografía y calidad gramatical, así como determinado las expectativas que tenían sobre el alumno en el futuro.

Los resultados en el corto plazo mantienen diferencias respecto a los del largo plazo. Teniendo en cuenta que los futuros profesores todavía no han ejercido la docencia y no han podido contagiarse de los prejuicios de docentes en base a su experiencia, los futuros docentes ayudarían más a los hijos de migrantes, a las niñas y a los que tienen un capital cultural más alto. “Vemos un mecanismo compensatorio hacia los hijos de extranjeros, sobre todo porque sospechamos que tienen un desconocimiento del idioma. Piensan que los de origen migrante no hablan español en casa y les ayudan aquí”, sostiene Irene Pañeda-Fernández, una de las autoras de la investigación.

La observación del comportamiento del alumno en el aula señala indicadores de desigualdad, puesto que cuando los profesores ven un mal comportamiento de un alumno, se califica con menos nota, evidenciando que los profesores tienden a atribuir peor conducta al alumnado perteneciente a minorías étnicas y a estudiantes de origen socioeconómico bajo.

Ser hijo de migrante o ser de clase baja hace que un docente

tenga menos esperanza en el estudiante

El estudio expone que la discriminación hacia ciertos perfiles se ven en los resultados a largo plazo. Pertenecer a clases baja o ser hijo de migrante hace que un docente tenga menos esperanza en el estudiante. “Las expectativas que un profesor tenga impactan directamente en el alumno. Entonces, el sesgo incide en el alumno”, advierte la también investigadora en el WZB Berlin Social Science Center. De acuerdo al estudio, todos estos resultados también influyen en el trato hacia los padres y a la implicación del profesor con el alumno.

Estos sesgos pesimistas hacia las pocas expectativas, son inducidos por creencias populares, datos de fracaso escolar que no tienen por qué perpetuarse o simples estereotipos. En España, los datos son significativos, pues otro estudio del Observatorio Demográfico del CEU de 2023 “Inmigración: un quinto de la España actual, más de un cuarto de la futura” señala que un cuarto de los menores de edad es ya descendiente de migrantes, y hasta un 32% de los bebés nacidos en 2021 eran hijos de un progenitor extranjero, cifra que va en aumento.

¿Es racista pensar que el hijo de un marroquí va a obtener peores resultados académicos solo por su origen? Es difícil afirmarlo, pero sí vemos un prejuicio. A nivel social se asocia ese origen con el hecho de “perderse por el camino” y es muy negativo”.

Respecto a los datos de género, el “favoritismo” hacia las chicas se muestra en que “ellas suelen obtener mejores resultados que ellos y hay un sesgo en que las alumnas van a portarse mejor que los alumnos”.

Pañeda-Fernández defiende que los resultados que se extraen de este estudio acercan al debate el rol de los profesores sobre la discriminación en los alumnos. “Es algo que no se ha estudiado tanto por su dificultad. Se debe abrir un debate sobre cómo evaluar y hay que presta atención a estos sesgos”, a la vez que subraya que “esos prejuicios ayudan a que se concentre el fracaso escolar siempre en los mismos grupos”.

Observatorio_Demografico_n11.indd (uspceu.com)

Analizando los prejuicios de los profesores