sábado. 18.05.2024
LA FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID DA UN PASO ADELANTE

No a la financiación de combustibles fósiles y el genocidio en Gaza

* La Facultad pide que la UCM suspenda su cuenta con el Banco Santander por financiar la industria fósil y la industria armamentística implicada en el genocidio sobre Gaza

*¿Cómo es posible que las Universidades colaboren con quienes financian genocidios, la deforestación mundial y un calentamiento global que puede llevarnos a la extinción?

 

Facultad de Ciencias Políticas y Sociología
Facultad de Ciencias Políticas y Sociología

Las universidades de todo el mundo se están posicionando contra la dinámica conformista del silencio y la indiferencia. A través de declaraciones, huelgas, cancelación de actos, concentraciones e incluso acampadas en sus instalaciones, la comunidad universitaria levanta su voz para decir basta.

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM ha publicado una declaración contra el calentamiento climático, la destrucción de la biodiversidad y la expansión de nuevos materiales contaminantes a la vez que rechaza el genocidio en Gaza. 

Según manifiestan, la lucha contra el cambio climático y el uso de fósiles “no se trata sólo de una cuestión básica de justicia para las generaciones futuras o para las comunidades más que humanas a las que seguimos dañando, sino que se prevé que la frecuencia y magnitud de los grandes desastres se acelere cada año, multiplicando los trágicos efectos directos sobre la población que actualmente ya se sufren en todo el mundo…Las consecuencias de traspasarlos son inimaginables, más allá de una terrible alteración fundamental del mundo tal y como lo conocemos hoy.”

El año pasado Naciones Unidas ya alertó de que, si no reducíamos nuestras emisiones fósiles globales a la mitad, para el año 2030 no íbamos a tener un planeta habitable.

El 80% de las emisiones de combustibles fósiles a nivel global entre 2016 y 2022 han sido responsabilidad tan solo de 57 corporaciones y entidades estatales. En esta lista figura la empresa española Repsol. En España Repsol y Endesa aparecen a la cabeza en la lista de empresas responsables de las emisiones totales españolas en 2022, destacando que Repsol obtuvo en 2022 los mayores beneficios de su historia.

Esta Facultad afirma que entre 2016 y 2022 el Banco Santander, el mayor banco español financió con más de 51.000 millones de dólares a la industria de los combustibles fósiles en todo el mundo, incluyendo la financiación de diversos proyectos extractivos en el Amazonas, mientras que otros grandes bancos internacionales como BNP Paribas y Société Générale ya la están prohibiendo. De este modo, sostienen que la implicación del Santander en la deforestación mundial es enorme.

Y no solo eso, la Facultad asegura que el extractivismo y la destrucción ecológica están íntimamente ligados a la mentalidad militar que sigue guiando las relaciones internacionales, así como la inmensa huella de carbono que generan las guerras.

Es tajante al afirmar que “en el caso del Banco Santanderse ha comprobado que ha estado financiando con más de 1.500 millones de dólares a la empresa Boeing entre 2021 y 2023. Esta compañía es responsable de dotar de cazas y helicópteros al ejército israelí, colaborando en el genocidio llevado a cabo contra el pueblo palestino. Asimismo, junto al BBVA, el Santander habría financiado también a la empresa francesa Thales, asociada a la fabricación de drones con la Industria Aeroespacial Israelí. Estas entidades bancarias españolas se encuentran también entre las financiadoras de proyectos solares israelíes en Territorio Ocupado Palestino del Valle del Jordán y en el desierto del Naqab/Négue.”

Además de todo esto, se reafirman en que “el Santander financia a otras empresas armamentísticas como Airbus o Rolls-Royce, que a su vez suministran armas a países como Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos. De esta manera, la entidad financiera esquiva los acuerdos que tiene firmados y que, en principio, le prohibirían financiar directamente a países sancionados por la ONU o que no hayan ratificado acuerdos internacionales básicos sobre Derechos Humanos.”

La responsabilidad de la UCM, declaran, reside en alertar desde los órganos de gobierno de las instituciones científicas y universitarias sobre lo que nuestras investigaciones están advirtiendo al respecto de la actual emergencia planetaria. Al mismo tiempo, se hace preciso renovar el compromiso con la paz, la democracia y la justicia global que como institución de Educación Superior tienen.

Los vínculos de la UCM con Repsol y el Banco Santander merecen una revisión urgente, por lo que como primera propuesta en esta línea, la Junta de Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, ha solicitado al Rectorado de la UCM que traslade formalmente al Banco Santander la petición de que detenga la financiación de la destructiva industria fósil y al actual genocidio que Israel está cometiendo contra la población civil de Gaza, con la información de que si esta no se detiene, cancelarán la cuenta bancaria de la UCM con esta entidad.

En su lugar, proponen abrir cuenta bancaria con entidades que carezcan de vínculos con la industria militar y se hayan adherido a la campaña que solicita un tratado de no proliferación de las emisiones fósiles, entre las que se encuentran entidades con sedes en España como Fiare Banca Ética o Triodos Bank.

Con esta declaración, la Facultad se adhiere formalmente a esta campaña, firmada hasta la fecha por 12 Estados, así como por más de 3.000 científicos y científicas, incluidos más de100 premios Nobel.

https://politicasysociologia.ucm.es/noticias/declaracion-sobre-el-banco-santander 

No a la financiación de combustibles fósiles y el genocidio en Gaza