domingo. 03.03.2024
Fatima
400 mustaf sí

 

El comunicado, leído por Fátima Sohra, portavoz del grupo Promotores por la Unidad, detalla la buena predisposición mostrada por Ceuta Ya! a su idea de unidad; en cambio, por parte de MDyC no hubo respuesta clara, y "sí maniobras dilatorias", así lo cuenta la portavoz.

Después de explicar los motivos que empujan al Grupo a impulsar la pretendida unión entre las dos fuerzas localistas, cargando duramente contra PP y PSOE  por los años de “abandono y humillación”, aboga por respaldar la candidatura de Ceuta Ya!, al considerar su buena predisposición a la unión “en todo momento”.

El discurso  de la portavoz del Grupo es reincidente en el tiempo y se aparece manido y falto de textura en cuanto a su motivación, pues sin decirlo, se evidencia que lo que se pretende no es la unión de dos fuerzas localistas, sino la fusión de dos fuerzas mayoritariamente musulmanas, esto primero y lo otro después.

Las explicaciones de Fátima Sohra  resultan insuficientes y claramente vinculadas a Ceuta Ya! desde el arranque de las intenciones de su grupo para la pretendida unión, es decir, el grupo Promotores por la Unidad no hace gala de ecuanimidad ni de objetividad al desgranar las razones por las que la unión no se produjo, evidenciando en su ánimo una clara simpatía hacia la formación de Ceuta Ya!

El resultado que detalla Fátima Sohra era de prever. Ambas formaciones comparten postulados en apariencia, pero no en fondo y forma.  Para MDyC el partido que lidera Mohamed Mustafa es un rescoldo de Caballas, un partido que a su vez es la consecuencia de la metamorfosis que sufrió la extinta UDCE, partido en el que Fátima Hamed participó como cofundadora y del que formó parte durante varios años.

Para Hamed una hipotética coalición con Mohamed Mustafa podría significar la vuelta a un tiempo ya pasado, algo a lo que parece no estar dispuesta la presidenta de MDyC.

La decisión de la portavoz del Grupo por la Unidad hace uso de los silencios de Hamed  y la predisposición de Mohamed Mustafa para inclinar la balanza en favor de este último, o lo que es lo mismo, se castiga el silencio de Hamed y se premia la predisposición de Mohamed, otorgándole así el favor del voto de los miembros que conforman el grupo Promotores de la Unidad.

El perfil de la portavoz del Grupo por la Unidad es el de una persona reflexiva, por lo que no se entiende que incline la balanza en favor de una de las partes  solo porque una haya mostrado mayor voluntad de acercamiento y de entendimiento, pues esto no va de buenas y malas acciones; antes bien, de lo que se trata es de oferta electoral, es decir, qué ofrece una parte  y qué ofrece la otra, siendo este el fiel de la balanza que se debería tener en cuenta a la hora de honrar a una parte y deshonrar a otra. Tirar de la campanita de la fe no parece buena idea cuando de lo que se trata es de confrontar propuestas y de gestionar asuntos públicos.

Viendo cómo resuelve la cuestión la portavoz y presidenta del grupo Promotores  por la Unidad decantándose por una de las partes, hay que decir que hace flaco favor al título del movimiento que afirma representar, pues enervar unidad  de ideas implica hacer uso de serenidad, imparcialidad, independencia y objetividad. En las carreras electorales apenas queda sitio para la santidad de unos y para las malas acciones de otros.

Ceuta, elecciones: La pretendida coalición MDyC- Ceuta Ya! no se produjo por falta de...