sábado. 20.04.2024
COSAS DE CEUTA

El incendio del hotel Puerta de África

* Sería interesante saber si este establecimiento cumplía con la legislación obligatoria a nivel nacional sobre hoteles, independientemente de las ordenanzas y reglamentaciones locales y autonómicas de la ciudad
73553878
Foto: cedida

Analicemos el incendio sucedido y empezaré enumerando la necesidad de implementar una protección integral donde se contemplarían sistemas de protección y extensión activa como detectores, rociadores, extintores o bies y los de protección pasiva, compartimentación y sectorización, protección estructural y reacción al fuego de los materiales. Por supuesto, estos sistemas una vez instalados, deben ser revisados periódicamente y es aquí donde me surgen  preguntas como si por ejemplo se ha hecho alguna revisión de estos sistemas en algún momento, tal y como exige la ley. O si existen actas que den fe de que se llevaron a cabo estas revisiones, así como si cuentan con plan de emergencia y evacuación, o cuándo fue el último simulacro que se realizó en el hotel (si es que se ha hecho alguna vez). También quiero saber si  los empleados del hotel tienen formación acorde para saber cómo actuar ante tal incidente.

Sería interesante saber si este establecimiento cumplía con la legislación obligatoria a nivel nacional sobre hoteles, independientemente de las ordenanzas y reglamentaciones locales y autonómicas de la ciudad. Los hoteles deben acatar en todo el territorio con dos reglamentos básicos: el Código Técnico de Edificación y el Reglamento de Instalaciones de Protección contra incendios. Nos centraremos en lo más importante que no es otra cosa que el mantenimiento de protección activa contra incendios y en este caso no sonó el dispositivo, evidenciando que los sistemas instalados no eran eficaces ni fiables precisamente, la peculiaridad de estos sistemas de protección contra incendios es que están en silencio y solo se activan cuando se produce el incendio.

Los hoteles son establecimientos muy concurridos donde normalmente transitan muchas personas por sus habitaciones y pasillos, no solo huéspedes, sino también los propios trabajadores que realizan sus labores diarias en todo el edificio y poder garantizar la seguridad en estos locales en caso de incendio, es clave para calificar la calidad del negocio. Las zonas más vulnerables en caso de incendio, son las habitaciones, propensas a incendiarse debido a la existencia de materiales volubles tales como las sábanas, los colchones, los cuales despiden un humo negro muy tóxico, también lo son las conexiones eléctricas que pueden sobrecargarse iniciando así un incendio eléctrico y las subestaciones donde se suele almacenar combustible de todo tipo, como gas, que es altamente inflamable, por ello sería necesario un sistema diluvio para poder enfriar los tanques en caso de que estos empiecen a calentarse.

Ante estos incendios es necesario tener rutas de escape que garanticen la huida rápida y segura, no se entiende que a la hora de evacuar a todas las personas se hiciera por la entrada principal y no por las puertas de emergencia que deben tener salidas al exterior. Otra pregunta que deberían responder es si en recepción existe un buzón de seguridad, de treinta y cinco por treinta y cinco centímetros, con cara externa de cristal, en la que figure un rótulo de uso exclusivo de los Servicios de Emergencia, donde deben estar depositados los documentos que determinen las directrices técnicas de autoprotección. Todo esto viene recogido en el Decreto 47/2004, de 10 de febrero, de establecimientos hosteleros. Para concluir, decirle al Ayuntamiento, que de existir un Departamento de Seguridad, con un Director de Seguridad al frente, eliminarían muchos de estos problemas. Recordarle a la Administración que ella es la que impone las normas, pero también es la primera en saltárselas. Sin embargo, cuando se trata de una empresa privada, la sancionan hasta que finalmente acaba por cerrar. Tampoco observo que los partidos políticos ataquen y merecidamente esta pésima gestión de un hotel pagado con dinero público.

José Antonio Carbonell Buzzian, asesor, consultor y auditor de seguridad.

El incendio del hotel Puerta de África