lunes 16.09.2019

Al-jitan público y seguro

Opinión

* Yihad Sarasua Helices

La mezquita de Sevilla impulsa una campaña de concienciación sobre la circuncisión y quién debe realizarla

Al jitan,  en árabe, también conocida como “tahara” (purificación), se refiere a la circuncisión que se realiza a los hijos varones de musulmanes.  Es una práctica muy extendida entre los musulmanes y de obligado cumplimiento en todos aquellos varones nacidos sanos y estables, estando contraindicada en presencia de cualquier anomalía genital.

Ante la falta de legislación ni de normalización en la sociedad española, la comunidad decidió en septiembre de 2018 dirigirse al defensor del Pueblo Andaluz para que mediara en la solución en los siguientes términos;

“A nuestra comunidad ha llegado recientemente inquietantes noticias sobre la práctica de circuncisión por motivos religiosos que se vienen realizando en distintos lugares y al parecer desde hace tiempo. Práctica masiva que a cambio de una importante cantidad de dinero se realiza por individuos desconocidos en espacios con evidente falta de preparación constituyendo un delito contra la salud pública.

Nos ha llegado información de varios padres que acudieron a los centros de salud por infecciones que fueron tratadas en estos servicios y, al menos, un caso grave de hemorragia que tenemos entendido ha generado una demanda judicial de oficio por parte del hospital Virgen del Roció.

Nuestra comunidad tiene el deber de realizar la circuncisión y ésta debe contribuir a la salud y prevención de nuestros hijos, pero algunos personajes con evidente falta de escrúpulos y sentido común usan su posición de representantes de los musulmanes y pulpitos para conducir a la comunidad al margen de la ley y, en concreto, de la salud pública.

Es por esto que nuestra comunidad pide de su despacho y buen hacer que busquemos una solución permanente que entendemos pasa por una protocolización del procedimiento sanitario que bien puede hacerse en los centros de salud ya que es una intervención de cirugía menor.

Haciéndolo público y seguro evitaremos que se repitan situaciones como las vividas y son las instituciones sanitarias las que deben dar respuesta a nuestras necesidades y evitar que los más débiles sean víctimas en todo este asunto.

Para aclarar aún más nuestra situación pedimos una comparecencia ante el propio Defensor del Pueblo que no dudamos entenderá nuestra demanda y sabrá defender a estas víctimas evitando con ello el crecimiento de una situación marginal que solo conduciría a una sociedad al margen de la ley con los evidentes peligros que todo esto conlleva.”

La respuesta del Defensor del Pueblo fue “es responsabilidad de los padres procurar que sus hijos sean circuncidados en lugares y por profesionales que cumplan las debidas garantías, así como, llegado el caso, poner en conocimiento de la Administración competente cualquier abuso, ilegalidad o conducta atentatoria contra la salud o integridad de los menores, a los efectos oportunos.

Dando como correcta la respuesta del Defensor del Pueblo, entendemos que es un problema que debe atajar la comunidad mediante información a todos los miembros que la componen para que se abstengan de solicitar los servicios de personas no reconocidas legalmente para el ejercicio de la medicina.

A tal fin, hemos iniciado una campaña de información y prevención para que los menores que necesiten de la tahara, soliciten los servicios pediátricos de su centro de salud más cercano y, en caso de no tener acceso a la seguridad social, lo comunique a nuestra comunidad para que podamos ayudarle y ponerle en manos de profesionales médicos debidamente reconocidos y autorizados para el ejercicio de la medicina.

Asimismo, presentaremos escrito ante el Servicio Andaluz de Salud para que retire cualquier tipo de restricción en los centros de salud y centros hospitalarios referida a la circuncisión de los menores musulmanes, a fin de que siendo una intervención de cirugía menor quede encuadrada como una prestación más en los servicios pediátricos.

Asimismo, en breves días contaremos con el consejo y mejor asesoramiento de un especialista en pediatría y con gran experiencia en tahara, licenciado en medicina y cirugía pediátrica.

Rogamos a todas las personas cuyos hijos precisen de la circuncisión que no hagan uso de servicios prestados por personas ajenas al mundo de la medicina, así como que en caso de duda contacten con nuestra asociación para prestarles toda la ayuda disponible.

Pueden usar nuestro número de teléfono 662 077 276

Y nuestro correo electrónico [email protected]

Al-jitan público y seguro
Comentarios