domingo 20/9/20

Querido astro rey

* Opinión

* Por Oscar Nombela

 
 

Me gustaría tratar de quien en los últimos tiempos está dando tanto que hablar y sobre el cual tenemos que pensar y reflexionar mucho: EL SOL.

Sí señores, el sol, es esa estrella más grande que Júpiter y que no sólo nos da calor y nos pone morenos… Su utilidad e importancia es tan fundamental, que no nos damos cuenta de las oportunidades que tenemos ahí, gracias a él.

Ayer escuchaba a los parlanchines televisivos discutir sobre el modelo industrial de España, a resultas de las “ingeniosas” afirmaciones del ministro Garzón. Está claro que, si uno no se hace notar por arriba, lo hace por abajo… Si España tuviese una industria como la alemana, no seríamos como somos… Efectivamente, y si mi abuela hubiese tenido dos ruedas, hubiese sido una motocicleta… Pero no, ¡¡¡afortunadamente!!!

Hablemos de Noruega, dado que la historia de Alemania viene de más lejos y tardaremos más años en darle alcance. Tiene un PIB per cápita 2,5 veces superior al nuestro; debe una tercera parte y gasta un 50% más en educación que nosotros por habitante, como porcentaje del gasto público cinco veces más en términos absolutos…. Es cierto que son poco más del 12% de nuestra población, por lo que tienen menos gente a repartir, pero también hay que decir que sus recursos no son infinitos, sino que los gestionan de otra manera.

Observo cómo con sorpresa que estamos ahora preocupados por el modelo productivo de España. Efectivamente, nos preocupamos de Santa Bárbara cuando truena. Al pobre chico de los recados le han dicho algo así como: “chaval, abre el melón del modelo productivo, diciendo que la industria más importante del país tiene escasez de valor añadido, y añade algo más de tu propia cosecha, si quieres, que este discurso ya lo usaron en crisis precedentes, así los perros tendrán un hueso por el que pelearse, mientras nosotros podemos asaltar la Villa”.

Tenemos ocho centrales nucleares que queman combustibles fósiles; una creciente e importante dependencia del incremento de consumo de gas natural, que requiere un coste efectivo significativo y es cada vez más limitado. Estas fuentes de energía no sólo suponen un gran riesgo para nuestra salud y para el ecosistema a medio plazo, sino para la economía a corto, medio y largo plazo… ¿Por qué no hablan de esto que es lo que hay que solucionar y que además del coste que representa para nuestras arcas repercute menos en nuestros ingresos, y en cambio se dedican a hablar del turismo, que da de comer a tanta gente en nuestro país y donde realmente somos una potencia mundial?

Creo que es una importante falta de conocimiento de la realidad, de cultura económica y no quiero ni pensar en la intención que subyace en todo ello.

Vuelvo al sol y a los noruegos, que con tanto aire se me vuela la cometa… noruegos-ricos, nosotros-pobres; noruegos-petróleo, nosotros-sol; petróleo-finito y sucio, sol-infinito y limpio; turismo-sol y playa-potencia mundial, cambio de modelo industrial, quimera-irrealidad.

Recuerdo cuando se hablaba de ponerle un impuesto al sol. Somos tan poco hábiles, que pretendemos cobrarnos a nosotros mismos por proteger ese recurso, del que hablaba antes, que es potencialmente más limpio, inagotable y gratis, ¡y mejor que en Noruega, oiga!

El impuesto se lo deberíamos cobrar a todos los que nos ponen verdes y luego quieren venir a aquí a tostarse con “nuestro” SOL y con nuestra cerveza. Sí, ministro, gracias a esa industria que les da de beber y que les atiende como lo que no son, pero que representa su más preciado bien y una de nuestras principales fuentes de ingresos… 

No quiero profundizar más, porque según voy escribiendo me enciendo y me he prometido a mí mismo que no van a mover mi punto de gravedad, en este momento de equilibrio y responsabilidad que tengo que asumir.

Esta mañana, excepcionalmente, me he descargado uno de los pocos vídeos que me llegan al móvil, porque quiero abstraerme un poco de esta gran contaminación mediática actual. Me preocupa el cariz y las dimensiones que está tomando la situación. Tenemos que empezar a hacer algo productivo e ir pensando en un cambio de modelo en general, ¡YA!

Querido astro rey
Comentarios