martes 22/6/21

España y Marruecos, un desencuentro doloroso

* Opinión - Jesús López Gil - Abogado

* España necesita unas relaciones amistosas, fuertes y  positivas con Marruecos para poder tratar la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y el control fronterizo de la inmigración. Ni a Marruecos ni a España les interesa estar en conflicto de manera permanente, pero esto no ha sido posible desde 2.018. Los desencuentros han ido sumándose y creciendo en intensidad

espana-marruecos-banderas-dreamstime

España necesita unas relaciones amistosas, fuertes y positivas con Marruecos para poder tratar la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y el control fronterizo de la inmigración. Ni a Marruecos ni a España les interesa estar en conflicto de manera permanente, pero esto no ha sido posible desde 2.018. Los desencuentros han ido sumándose y creciendo en intensidad

En agosto del 2.018, Marruecos cerro definitivamente la aduana de Melilla, abierta en los años 50, lo que provoco una situación de asfixia económica. En Ceuta, se cerró la frontera el 12 de marzo de 2020, sin comunicación previa a las autoridades españolas, y con el motivo alegado de evitar el contrabando, del que vivían miles de personas a ambos lados de la frontera y para frenar el avance de la pandemia.

En abril del 2.020 el parlamento marroquí extendió su zona económica exclusiva (ZEE) hasta las 350 millas náuticas, lo que incluye toda una zona marítima rica en minerales y que también reclama España, al sur de las Islas Canarias, cuya distancia mínima con Marruecos es de 100 Kilómetros.

foto jesus ok

El 18 de abril del 2.020, la revista española, “Fuerza Naval”, publicó que “la última adquisición: misiles antibuque AGM-84L, que pueden ser lanzados desde los cazas F-16, y que podrían suponer una amenaza para nuestra Fuerza Naval. “

La compra de todo este material supera con mucho a las necesidades del ejército marroquí para defenderse o derrotar a los guerrilleros del Frente Polisario, mal armados por Argelia. Aun siendo más poderoso el ejército español, el rearme y la política exterior agresiva de Mohamed VI son una realidad tangible, que no invitan a la tranquilidad.

En el año 2.020 la llegada de inmigración ilegal a Canarias se incrementó en un 477%. En noviembre del 2.020 un tuit  del entonces vicepresidente tercero del gobierno, Pablo Iglesias, en el que pedía una referéndum para la votación sobre la independencia del Sahara, ocasiono una grave crisis diplomática que obligo al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, a visitar Rabat para frenar la llegada masiva de cayucos a las costas Canarias.

El 10 de diciembre del 2.020, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, a cambio de este reconocimiento, Marruecos normalizo sus relaciones con Israel. Una semana después de este reconocimiento, el primer ministro marroquí Saadeddine El Othmani, manifestaba a un canal de la televisión egipcia que “llegará el día en que vamos a reabrir el asunto de Ceuta y Melilla, territorios marroquíes como el Sáhara. Primero hay que arreglar definitivamente el conflicto del Sáhara, que es nuestra prioridad absoluta”.

La Reunión de Alto Nivel que debía celebrarse en febrero del 2.021, se aplazó “por divergencias de agenda”, se adujo, pero en los circuitos diplomáticos nadie quedó convencido con dicha justificación, entendiendo que detrás de esos argumentos subyacía cierto malestar por la nada clara posición de España en el asunto del Sáhara y porque Sánchez no siguió la tradición de sus antecesores visitando Marruecos como primer viaje oficial.

En marzo de 2021, el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) comenzó el estudio sobre la legalidad del acuerdo de asociación y pesca entre Marruecos y la Unión Europea, que incluye los territorios de Sahara occidental que no han sido reconocidos como parte integrante de Marruecos y sobre los que jurídicamente España es la potencia administradora ante la ONU.

El 29 de marzo del 2.021, Sabri Boukadoum, ministro argelino de exteriores visito a su homóloga en España, Arancha González Laya, para tratar el traslado a España por motivos de salud de Brahim Ghali, Secretario General del Frente Polisario, después de que Alemania no lo quisiera acoger, ni siquiera alegando razones humanitarias. El Ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska se opuso al criterio de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, consciente, por sus anteriores viajes, de que supondría una fuerte crisis con Marruecos.

La llegada de Brahim Ghali, se preparó en secreto durante dos semanas, y su entrada se realizó bajo con una identidad falsa. El 18 de abril del 2.021 fue ingresado en un hospital de Logroño con el diagnostico de neumonía bilateral por covid 19,

La reacción de Marruecos se produjo el 18 de mayo del 2.021, un mes después. el tiempo justo necesario para organizar una avalancha humana que inundara Ceuta de marroquíes deseosos de emigrar de su país en busca de un futuro mejor. Más de 8.000 personas rodearon el espigón del Tarajal y Benzú a nado, ante la pasividad de la policía marroquí, que miraba para otro lado.

Afortunadamente los cuerpos de seguridad españoles no rechazaron con fuerza esta oleada humana que podría haber supuesto la muerte por ahogamiento de cientos de personas. una tragedia humana difícil de olvidar. la actuación de la guardia civil y el ejército español salvo la vida de muchas personas, incluyendo niños y bebes, rescatados en el mar o a nado. la respuesta a la llegada de miles de inmigrantes en su mayoría marroquíes de Castillejos, no fue militar, ni policial, sino humanitaria, lo que permitió que no se produjeran saqueos, robos o situaciones de violencia salvo en casos aislados.

Con la ciudad en estado de shock y el ejército desplegado, la Unión Europea, hizo valer su fuerza para que Marruecos reculara y cerrara la frontera, lo que le supuso fuertes disturbios esta misma noche cuando miles de inmigrantes mayoritariamente marroquíes querían seguir cruzando la frontera.

España no debió permitir que Brahim Ghali, entrara en España, ya fuera con o sin documentación falsa y/o a escondidas. su enfermedad podría haber sido tratada en Sudáfrica, país que reconoce a la República Árabe Saharaui. también podría haber sido tratado en Túnez o en cualquier centro médico privado de Argel. su traslado a España era innecesario y ha supuesto un grave deterioro de las tensas relaciones entre España y Marruecos, que solo se han pacificado cuando la Unión Europea ha exigido a Marruecos que respete los compromisos internacionales que tienen para el control fronterizo.

Brahim Ghali, al que se le acusa de ser el presunto responsable de terribles delitos, no es tampoco un amigo de España, y es en cierta parte responsable de los males que sufre el Sahara. En los años setenta del siglo pasado la diplomacia española quería dar la independencia al Sahara y colocar dos bases militares españolas para garantizar su independencia, pero el Polisario no estuvo de acuerdo y empezó a atacar a las fuerzas españolas apoyándose en Argelia. Desde entonces el Polisario ha sido una extensión de Argelia, de la que dependen economizara, social y militarmente, por este motivo Estados Unidos ante la posibilidad de que el Polisario pudiera replicar el sistema político de Argelia, (nacionalización de los fosfatos), prefirió apoyar la ocupación de Marruecos, en la Marcha Verde, que fue financiada por Arabia Saudí España abandono el Sahara en 1.975 cuando ya nadie la quería allí, ni el Polisario, si los Estados Unidos, ni Francia, ni Marruecos. Si el Polisario, hubiera garantizado la independencia del Sahara frente a Argelia y a Marruecos y si hubiera sido capaz de tener un juego de alianzas con Estados Unidos ahora seguramente el Sahara sería un país libre, cosa que es difícil que consiga en la situación actual.

Para Marruecos sería más provechoso que Mohamed VI abandonara el quimérico sueño del Gran Marruecos, que le enfrenta a la vez con el Polisario, Argelia, Mauritania y España. Mohamed VI debería darse cuenta que un pueblo que huye en masa no es un pueblo feliz ni bien gobernado. Tapar la miseria, la pobreza y el subdesarrollo con el nacionalismo no siempre da resultado. Los pueblos, igual que las personas se pueden cansar de pasar penurias y miedo.

Marruecos y España son dos países que juntos pueden conseguir grandes logros. Marruecos necesita capital financiero español y España necesita mano de obra marroquí. Nunca como hasta ahora Marruecos y España habían estado tan unidos por intereses comunes. Romper estos lazos en nombre del nacionalismo carece de sentido.

España tiene previsto invertir en Marruecos 55.000 millones de euros en el desarrollo de infraestructuras, (carreteras, ferrocarril o tratamiento de aguas), hasta el 2035, en proyectos en los que participarán Indra, Ayesa, Copisa, Idom, Comsa, Ineco, Abengoa, Endesa, Naturgy…

EL REARME DE MARRUECOS: ¿UNA AMENAZA EN CIERNES? – FUERZA NAVAL

¿Se está quedando Marruecos con aguas canarias? | Lupa M'Sur (msur.es)

España y Marruecos, un desencuentro doloroso
Comentarios