jueves 15/4/21

Aiman Adlbi debe dimitir por el bien de los musulmanes de España

* Opinión - Jesús López Gil - Abogado

* "La CIE no es un reflejo de los musulmanes en España, y su actual presidente, Mohamad AIman Adlbi, no es un representante cualificado. Su cargo no se lo debe a los musulmanes sino al vacío democrático que existe en la CIE, que está formada por 25 miembros repartidos entre las aproximadamente 1.400 asociaciones, inscritas en el Registro de Entidades Religiosas. Este sistema de elección no sirve para representar a los musulmanes sino a las asociaciones"

farewell-3258939_640

Durante décadas miembros destacados del Islam en España han señalado la existencia de un grupo de sirios que llegaron a partir de los años setenta y que con la ayuda del Estado crearon la UCIDE, (Unión de Comunidades Islámicas de España), y se hicieron con el control de la Comisión Islámica de España, (CIE). Este grupo estaba liderado por Riay Tatary, quien fuera durante 28 años Presidente de la CIE hasta su fallecimiento en abril del 2.020.

La CIE no es un reflejo de los musulmanes en España, y su actual presidente, Mohamad AIman Adlbi, no es un representante cualificado. Su cargo no se lo debe a los musulmanes sino al vacío democrático que existe en la CIE, que está formada por 25 miembros repartidos entre las aproximadamente 1.400 asociaciones, inscritas en el Registro de Entidades Religiosas. Este sistema de elección no sirve para representar a los musulmanes sino a las asociaciones.

Sobre la existencia real y efectiva de muchas de estas asociaciones existen también dudas razonables ya que se desconoce cuántas tienen una vida real o son entidades fantasmas creadas para sumar bulto y obtener un mayor peso en la CIE.

La detención policial en una operación que investiga la existencia de una trama de financiación “yihadista” de Mohamad Aiman Adlbi, presidente de la CIE, quien no ha perdido su presunción de inocencia y ojalá sea inocente, es algo lamentable y vergonzoso que enturbia la imagen de los musulmanes en España.

Mohamad Aiman Adlbi, debería dimitir, y no volver a tener puestos de interlocución con el Estado hasta que se aclare todo lo ocurrido, para evitar ser usado por aquellos que quieren dañar la imagen de los musulmanes en España. Como señala el dicho romano, “la mujer del César no solo debe ser honrada, sino parecerlo”.

Mohamad Aiman Adlbi, de 74 años y de origen sirio como Riay Tatary, pertenece a este grupo de sirios que en muchas ocasiones no se integraron en la sociedad española y que en algunos casos ni siquiera llegaron a dominar plenamente el idioma español. Estas personas, desconocedoras de la historia, la cultura y las características de la sociedad española son, repito, los interlocutores válidos que el Estado ha deseado tener, por mansos y dúctiles.

El resultado de  la administración de la CIE por estas personas ha sido desastrosa para los musulmanes que carecen de zonas de enterramientos en los cementerios públicos de casi toda España, y la falta la creación de un sello halal con garantía pública suficiente que despeje todas las dudas sobre la comidas que consumen y permita la financiación de la CIE, a lo que se debe añadir la ausencia de profesores de religión islámica en la inmensa mayoría de centros escolares con niños musulmanes.

El clan de los sirios y la UCIDE ha hecho mucho daño a los musulmanes al no defender sus derechos, ni atreverse de forma efectiva a denunciar la islamofobia que sufren y su intervención en la mayoría de ocasiones ha consistido en blanquearlo o relativizarlo.

Ha llegado el momento de que unas nuevas generaciones de musulmanes tomen las riendas de su futuro y designen libremente a sus interlocutores ante el Estado. La actual CIE vive de espaldas a los musulmanes y mentalmente parece vivir más en la realidad de sus países de origen que en España.

Aiman Adlbi debe dimitir por el bien de los musulmanes de España
Comentarios