miércoles 13.11.2019

Policía Local

* Flash News

La Policía Local de Ceuta  se parece en poco  a sus homólogas peninsulares.

La de Ceuta hace el efecto de mimada y falta de ese rigor disciplinario y social que caracteriza a las de tantas ciudades españolas.

Las últimas noticias sobre detenciones de policías locales, una por un presunto delito de carácter sexual y otra por presunto blanqueo de capitales, no hacen más que aumentar las sombras sobre una institución que pide a gritos una revisión profunda de sus convicciones y una exhaustiva reestructuración de sus modos y formas de entender el servicio al ciudadano. Sobre todo, porque si algo ha faltado en la Policía Local de Ceuta es esa pizca de humildad que hace grandes a los policías de toda condición.

La acusación por delito sexual es gravísima y el consejero encargado de la entidad ha vuelto a demostrar falta de valentía ante una situación que siempre le ha desbordado, así como que durante cuatro años no ha contribuido a mejorar la imagen de un cuerpo que nada en la abundancia y que se mantiene como elemento independiente y con capacidad para blindarse ante cualquier interferencia del poder político.

La marcha de Gómez supuso el fin de una época oscura y plena en desaciertos. El miedo de los políticos a “meter mano” en los recovecos de la Policía Local les llevó a conceder a Gómez un galardón que nunca mereció, para luego despojarle del mismo, todo ello de la manera más deshonrosa para él (Gómez) y para quienes le concedieron  tan incongruente medalla.

La detención de la agente por blanqueo también mancha la ya ennegrecida imagen de un colectivo que nadie se ocupó de educar conforme a los estándares peninsulares y europeos.

Muchas sorpresas se llevarían los ciudadanos ceutíes si la colaboración entre los servicios policiales de España y Marruecos contemplase un mínimo de intercambio de información sobre quién es cada ceutí en Marruecos y qué tiene en ese país, así como quién es cada ceutí en Ceuta y qué tiene en Ceuta.

Vivas optó por un buen semblante y una mejor cara para “dirigir” a los policías locales, pero eso no soluciona los problemas endémicos de una entidad que necesita urgentemente cambios sustanciales en su núcleo y en todas sus capas.

Policía Local
Comentarios