domingo 25.08.2019

Moro, un corrupto más

* El que fuera delegado del Gobierno en Ceuta reconoce su participación en actividades corruptas del PP
moro
moro

Las revelaciones  del que fuera delegado del Gobierno en Ceuta, Luís Vicente Moro, resultan de gran importancia en todos los ámbitos sociales, pues la impronta que dejó en la ciudad con su comportamiento enérgico y decidido, no parecían propios de persona proclive a caer bajo los embrujos de la corrupción, pero las apariencias engañan, y así es y siempre ha sido.

Moro añade su nombre a la ya larga lista de corruptos confesos de este país, señalado como el que más de Europa.

El corrupto confeso debería hablar también de sus andanzas  por Marruecos junto a quien ahora aparece como benefactor de mezquitas y de asociaciones que chupan de las ubres de la Ciudad Autónoma sin que nadie fiscalice su memoria de actividades y sin que justifique los muchos miles de euros que se lleva sin dar golpe.

Si Moro ha confesado que  se sumó al equipo del PP especializado en dar pelotazos es porque las evidencias en su contra eran tan palpables que no  le quedó otra, y si no desvela más es porque entiende que la presión aún es soportable.

Moro es muy parecido en sus formas a Pujol, quien sostuvo durante años que nada había sobre el 3% hasta que finalmente reconoció que sí, que todo era cierto, pero lo hizo cuando las evidencias eran aplastantes en su contra. Moro está haciendo lo mismo, seguirá hablando y reconociendo corrupción en tanto en cuanto las pruebas contra él sean suficientes y categóricas.

Hay que dejar pasar los días y que el procedimiento contra Moro y sus cómplices avance lo suficiente, para que así, cuando llegue el momento, poder contar historias sobre Moro y su amigo del alma cuando un día sí y otro también no dudaban en enfilar camino que lleva a la frontera para adentrarse en Marruecos al abrazo de  goces que en Ceuta no resultaban tan fáciles de encontrar, y pagar.

Moro, un corrupto más
Comentarios