domingo 05.07.2020

Hora de cambios en la CIE

* Opinión

* Flash News

Resultará muy penoso comprobar que después de las elecciones que se avecinan en la Comisión Islámica de España (CIE) no se vislumbren nuevas actitudes que fomenten la participación y la opinión.

Hacen falta cambios sustanciales. Es hora de promover y facilitar la participación de las mujeres, de la juventud, haciendo sitio y aceptando ideas y postulados diferentes.

Oír hablar a quienes parecen que se van a postular para dirigir los destinos de la CIE produce molestos chirríos.  Es como si en este país no existieran hombres y mujeres capaces de orientar una organización hacia destinos abiertos, hacia horizontes democráticos, hacia una administración transparente, justa y equilibrada, en la que el mérito, la publicidad y la capacidad sean los únicos requisitos para ocupar un puesto de responsabilidad.

Oír hablar a algunos de los que parece van a postularse para ocupar la presidencia de la CIE produce un efecto de triste amargura, pues transmiten claroscuros, que ni ayudan ni favorecen, ya que mantienen tintes que, sin ser extraños, no parecen muy propios del lugar, y que no pocas veces te obligan a darle una dentellada a esa fugaz idea que brota de improviso y que quiere hacerte creer que eres un extraño en tu propio país, cuando la realidad es bien diferente. Es hora de mandar a destierro ese tipo de sensaciones, tan perversas y tan malignas.

Los musulmanes de España merecen una CIE equilibrada, de esencia española, capaz de entender y administrar la cultura de este país, su historia, su hito democrático y, cómo no, que gestione pensando en la cohesión social y sin que importe ningún tipo de perfil, ya sea social, cultural o confesional, así fomentando la participación de todos y sin excepciones, así como que sus órganos rectores se sometan a control y den respuesta a cuanto se les pregunte y acepten con normalidad cuando son cuestionados..

Ya basta de elucubraciones, de fomentar grupos cerrados, de proteger Consejos Permanentes para que a puerta cerrada se elija a quien más interese dependiendo de la fuerza de presión de una familia o de otra, así eliminando cualquier posibilidad de elecciones abiertas, limpias y transparentes. Los oscurantismos no hacen buenas cosechas.

Es hora de que la Comisión Islámica de España se renueve, y que mejor manera de hacerlo que promover elecciones libres y directas, pues de no hacerlo así flaco favor se hará al conjunto de la sociedad.

El colectivo musulmán de España tiene el derecho de vivir en paz, también de poder contar con una organización que gestione sus asuntos con capacidad y eficiencia, y que entre sus objetivos se fije disponer de un portal de transparencia al alcance de todos, pues qué duda cabe que la inmensa mayoría de musulmanes/as que viven en España tan solo quieren ejercer su fe de forma serena, pacífica y sin sobresaltos.

Hora de cambios en la CIE
Comentarios