domingo 05.04.2020

¿Dónde la caridad?

* Flash News
 
 

La crisis desatada en los últimos días está dejando salir a la superficie los sentimientos de quienes gestionan esta ciudad, así como la de todos aquellos que atienden sus indicaciones, en especial de Cruz Roja, una organización que se manifiesta como de carácter humanitario, pero que en Ceuta no es más que una herramienta que utilizan los políticos a su antojo.

Las jugosas subvenciones que le otorga la Ciudad resultan insuficientes para atender a unos cientos de ciudadanos que se quedaron atrapados con el cierre de frontera decretado por Marruecos, pero no es porque les falten recursos materiales, que los tienen de sobra, sino porque les falta la calidad humana de la que en sus declaraciones hacen gala y que llegada la hora de la verdad no es tanta, sobre todo si son marroquíes, pues a buen seguro de que si fueran de alguna otra nacionalidad potente ya les habrían llevado hasta el postre, pero no es así, para ellos son marroquíes antes que personas, antes que seres humanos.

De la Ciudad no se esperaba más de lo que han hecho, sobre todo del presidente, hombre con fijación en Marruecos, cuyas declaraciones delatan algo íntimo y personal hacia este país y sus ciudadanos. Eso es, así se agradecen los últimos veinte años de paz y de porteo consentido, todo ello para que el señor alcalde-presidente pudiese vivir y gestionar cómodamente cientos y cientos de millones que no se han traducido en nada positivo para Ceuta; antes bien, todo lo contrario, pero bien ha quedado claro lo que piensa y lo que siente. La pena es que a él ya le da igual, pues retiro dorado ya tiene garantizado, tanto él como la coral que le ríe y canta.

En cuanto a Delegación, poco podemos decir, pues mayor desorientación no cabe. Una institución que le cogió gusto a la idea de hacerse el mudo, casi olvidándose de todo, por lo que comunicación nada de nada.

La gestión de la explanada de Juan XXIII está siendo una oda a la impericia más condenable, así como que ha mantenido la misma tónica que Cruz Roja y Ciudad, es decir, “…son marroquíes”.

Por otro lado, hay que destacar aquello que cierto responsable de Delegación calificó satíricamente como “actos de heroísmo”, indicando a quienes los protagonizaban que se dejaran de historias y que se retiraran del escenario. Son estas organizaciones quienes estuvieron donde había que estar, echando una mano a quienes les hacía falta.

¿Dónde la caridad?
Comentarios