domingo 20/9/20

Algunas oenegés

* Flash News
 
 

En los últimos días hemos asistido a una serie de despropósitos que han influido negativamente en todo el proceso de repatriación de los ciudadanos marroquíes que esperan en Ceuta.

Iniciativas como las de algunas asociaciones, poniendo en marcha procedimientos de registro, incluso fotocopiando pasaportes, han dejado a la luz la verdadera naturaleza de este tipo de entidades que ni ellas mismas alcanzan  comprender, pues a un lado la Ley de Protección de Datos Personales, que se la saltan sin ningún rubor, tienen arrestos suficientes como para tomar el pasaporte de un extranjero y fotocopiarlo, escanearlo y acto seguido confeccionar una base de datos totalmente ajena a la voluntad de la persona que presta su documentación. Y no siendo poco, las hay que una vez hecho el listado lo remiten a extrañas asociaciones radicadas en Marruecos, sin ningún tipo de consentimiento por parte de los figurantes.

Tanto es así que dicha lista va circulando por redes sociales, entre periodistas, personas ajenas al procedimiento de repatriación, así como entre entidades muy distantes de la realidad y del sufrimiento de todas las personas que figuran en ellas.

b6b342c3-eff3-4e2f-8a2e-c3a780208656 (1)Un baile de nombres, perfiles fotográficos y, en definitiva, identidades de personas que en ningún momento prestaron su consentimiento para tan indigno espectáculo. 

La historia cobra especial relevancia al tratarse en su gran mayoría de personas humildes a las que pilló el cierre de fronteras en Ceuta, ciudad  que acostumbraban visitar para buscar sustento.

Objetivos de la LOPD

El principal objetivo de la Ley de Protección de Datos Personales, es proporcionar una regulación efectiva sobre los ficheros y datos de tipo personal. El soporte que contenga los datos podrá ser digital o no, pero en todo caso los ciudadanos tendrán pleno derecho sobre sus propios datos.

La LOPD (Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal) tiene el objetivo último de garantizar y proteger uno de los más importantes derechos: el de la intimidad. Mediante la aplicación de la LOPD, deberán garantizarse preservación de datos personales, así como derechos fundamentales de las personas físicas.

La intimidad, la privacidad familiar o individual, y el honor, pueden verse comprometidos si no hay un adecuado tratamiento de los mencionados datos. A dicha ley le dio el visto bueno las Cortes Generales con fecha 13 de diciembre de 1999. Basada en gran parte en el Artículo 18 de la Constitución Española vigente, se ocupa también de amparar el secreto en comunicaciones, poniendo especial empeño en la no difusión de datos que puedan causar perjuicios familiares o individuales. Desde la promulgación de la ley surgió la Agencia Española de Protección de Datos, organismo del estado que se ocupa de verificar el cumplimiento de la normativa recogida en la ley.

Muchas personas consignadas en dichas listas se han visto sorprendidas en los últimos días porque algún amigo, familiar o vecino les han dicho que ha visto su nombre y apellidos en un listado de personas que esperan en Ceuta para cruzar la frontera cuando Marruecos abra para repatriarles.

No cabe duda de que estas oenegés se extralimitan en sus funciones y que vulneran claramente los principios fundamentales de la LOPD, pues resulta inconcebible que se habiliten registros de personas, todas ellas extranjeras, y que luego se distribuya su identidad sin previo aviso y sin que las personas contenidas en dichas listas sepan de la manipulación de la que han sido objeto.

Todo un cúmulo de despropósitos que están siendo analizadas por algunos círculos en Marruecos dedicados a salvaguardar la intimidad de las personas.

Habrá que estar atentos también a la Agencia de Protección de Datos.

 
 

Algunas oenegés
Comentarios