domingo 05.07.2020

28 años perdidos

* Opinión

* 28 años perdidos

 
 

Las declaraciones de Saíd Ratbi no deberían dejar indiferentes a nadie, ya que dejan ver el verdadero rostro de una organización que ha dilapidado 28 años sin más acción que la que tenía que ver con apuntalar los puestos y sueldos de sus dirigentes.

Ratbi ha sido valiente, aunque mucho tardó en darse cuenta de lo que pasaba, lo que en cierto modo le hace cooperador necesario en una actividad silenciosa y opaca, tal como la define él mismo en su Reflexión Abierta.

El problema de estos dirigentes radica en ellos mismos, en sus principios y sus anhelos, así como esa visera que siempre se ajustan y que les impide ver y comprender el verdadero alcance de la gestión y la administración de los asuntos públicos. La tardía valoración de Ratbi es una muestra de que los conceptos y sus tiempos se administran en función de lo que interesa a nivel individual y de grupo, nunca aplicados al concepto de colectividad o comunidad, lindes a las que se acude cuando las cosas se ponen como el azabache.

Decía un compañero mostrando la web de FEREDE, la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, que los musulmanes de España, después de 28 años de CIE, no cuentan con una web parecida, que ofrezca tantos servicios útiles.

Ratbi, con su Reflexión, pone el sello a un grupo directivo ineficaz, corto de luces y, sobre todo, falto de buena voluntad.

Las declaraciones de Ratbi deberían animar a la juventud a interesarse por una organización que siempre les ignoró y que merece ser comandada por personas de este tiempo y de este país y absolutamente convencidos de que los musulmanes de España merecen algo mejor.

28 años perdidos
Comentarios