domingo 05.07.2020

El difícil equilibrio

* Opinión

* Por Ana María Oliva

 
 

Está claro que estamos viviendo un tiempo totalmente extra-ordinario. Un tiempo absolutamente especial. No sé cuál es tu experiencia en esta situación. La mía es que hay tanta información, que acabo casi que colapsando.
La información muchas veces se contradice por un lado, se amplía por otro… Pero definitivamente, a estas alturas yo creo que muchos ya tienen una idea clara de qué está pasando. La mía no ha cambiado mucho desde el inicio, simplemente se ha ido corroborando.

Creo que todos tenemos dentro una capacidad innata de sentir si algo es cierto o no. Es complicado, porque a veces estamos tan condicionados que no escuchamos ese "pálpito" o lo descartamos por insólito. El otro día decía en una de las casi infinitas entrevistas que me han hecho, que en estos días se me han quitado 40Kg de ingenuidad, de pensar que "todo el mundo es bueno", porque el nivel de manipulación y de perversión que estamos viendo es lo más insólito. Pero no es porque no estuviera antes, al contrario. Es porque ahora hay más luz. De la esencia de ser humano es el amor. Sin embargo, parece que algunas personas están muy despistadas sobre lo que nos hace realmente humanos...

Sabéis que vengo haciendo directos diarios desde hace un tiempo, en un intento de acompañarnos porque a veces es difícil sostener una opinión diferente a la mayoritaria. Muchas personas me compartían su sentimiento de soledad, sus dudas... y pensé que es una buena idea que podamos ir compartiendo lo que vemos y las estrategias para salir de ahí, resolviendo dudas...

Y también veo que en este tiempo, mucha gente se ha quedado enganchada a la información. Por eso, el título de este breve texto es "el difícil equilibrio". Estar informados y conscientes de lo que ocurre (fuera y dentro de nosotros), es el primer paso. 
El segundo es enfocarnos. Es saber qué vamos a hacer con eso que sentimos (y que es la respuesta a lo que ocurre dentro y fuera). Cuál va a ser nuestro enfoque.
Desde el principio, mi enfoque ha sido y sigue siendo mantener lo que nos hace humanos: un corazón centrado en la coherencia y en el amor. Mantener las ganas intactas de construir un mundo más luminoso. Aunque al encender la luz, tras una larga oscuridad, nos duelan los ojos.

 

El difícil equilibrio
Comentarios