Martes 18.06.2019
un tranquilo y anodino Eid al Fitr 2019

Una Musal-la que no lo es

* “No nos inventamos nada. Todo se hace con conocimiento de las autoridades españolas”.  Mandub, responsable de las mezquitas de Ceuta, dependiente del Ministerio de Asuntos Musulmanes, Rabat.

 

Fotos JA Sempere
Fotos JA Sempere

“No nos inventamos nada. Todo se hace con conocimiento de las autoridades españolas”. Abdeselam Mandub, responsable de las mezquitas de Ceuta, dependiente del Ministerio de Asuntos Musulmanes, Rabat.

Los musulmanes de Ceuta celebran un año más un Eid al Fitr sin haber conseguido equipararse en derechos a sus vecinos de religión distinta a la suya.

Si hay festivos y vacaciones en Semana Santa y más vacaciones  en semana blanca, también debería haber una semana para cuando la Fiesta del Sacrificio y otra cuando el Eid al Fitr. Sería lo justo y recomendable en una sociedad en la que los musulmanes son la mitad de la población. Sin embargo, todo eso queda muy lejos para unos políticos atenazados por sus propias convicciones, todas ellas fuera de tiempo y de contexto.

El Eid al Fitr 2019 transcurrió en Ceuta de forma anodina, tal como viene haciéndolo desde hace años. La Musal la de Loma Margarita, presentada en su día como una victoria por los responsables  del Tabligh, al menos en aquellos días, no refleja el verdadero espíritu del Eid al Fitr. La explanada no reúne las condiciones exigidas para un rezo de tanta importancia. No hay sitio para guardar los zapatos. Tampoco lugar para las abluciones. No hay puntos de sombras ni  sitios para que los de más edad puedan sentarse y coger aire... Es eso, una  explanada sin más, un sitio crudo que no merece ser llamado Musal la, pues no lo es.

Una Musal la es otra cosa, no eso, y ya han tenido tiempo para habilitar algo en condiciones, pero urge más comprar farolas  para la Gran Vía. Los organizadores  del rezo de Loma Margarita deberían hacer examen de conciencia y decidir si los musulmanes de Ceuta merecen rezar en un  sitio tan inmundo como es la explanada de Loma Margarita. Un nombre demasiado bonito para un lugar en el que no hay una flor. Algo deben hacer esos organizadores aparte de dar las gracias a quienes les ceden sitio tan extravagante.

Atrás quedaron aquellos días en los que el difunto Gordillo envolvía las vallas con las banderas de España y se paseaba por las mismas cual general pasando revista, todo ello con el respaldo del presidente Vivas, en contubernio ambos para fomentar lo que durante aquellos meses se llamó “Islam español”, con el beneplácito de quienes en esos momentos dirigían el Tabligh y contrarios  a Marruecos  en todo lo referido a cuestiones religiosas con Ceuta como destino.

También quedaron atrás aquellas manifestaciones de los dirigentes de Luna Blanca, promotores de la otra Musal la que se organiza junto a la mezquita de Sidi Embarek, en las que pedían a Vivas y a Gordillo que no pasaran por su Musal la, que no eran bienvenidos.

Eran tiempos de enfrentamiento entre la UCIDCE y la Federación Española de Entidades Religiosas Islámica (FEERI). La primera era favorable al acuñamiento de lo que llamaron un “Islam español”; la segunda, más proclive a mantener la costumbre de que sea Marruecos quien controle, conserve y mantenga las mezquitas de Ceuta.

Los responsables de la Unión de Comunidades Islámica de Ceuta (UCIDCE), tomaron pulso a la situación, decidiendo que era el momento para tomar el control de las mezquitas más emblemáticas de Ceuta. Una decisión que se vio reforzada con la deserción de Ahmed Liazid, guía espiritual de Luna Blanca y de la FEERI, antiguo imam de la mezquita de Muley al Mehdi y profesor en la Universidad de Tetuán. El fichaje de Liazid  insufló a la UCIDCE tantas alas como fuerza

La estrategia de la UCIDCE consistía en hacerse con las mezquitas más importantes de Ceuta, de modo que los imames y todo el personal de las mismas fuese nombrado por ellos, dejando atrás la costumbre de que lo hiciera Marruecos. Para reforzar su posición los de la UCIDCE aducían que Marruecos impone su modelo de religión y que todo gira en torno a unas directrices marcadas por el Ministerio de Asuntos Musulmanes de Rabat. Un control del que, en definitiva, había que desprenderse.

Los cálculos de la UCIDCE, así como su decisión de hacerse con las mezquitas más importantes de Ceuta, siempre contó con la simpatía de la Ciudad, en especial de la del difunto Gordillo, que vio en la UCIDCE una forma de escapar del control de Marruecos sobre los lugares de culto del Islam en Ceuta, siempre en la idea de que aquello era una "amenaza para Ceuta". La FEERI, en cambio, insistía en que lo mejor era mantener el estado actual de las cosas, dejando a Marruecos el control, conservación y mantenimiento de las mezquitas de Ceuta.

Así las cosas, el enfrentamiento era inevitable. El 12 de marzo de 2010 la mezquita de Sidi Embarek, se convirtió   en un escenario de violencia  entre las dos facciones. La Policía Nacional tuvo que rodear  el edificio y apaciguar los ánimos de varios grupos de fieles enfrentados entre sí durante el tradicional rezo de los viernes.

Las fuerzas de seguridad hicieron  un pasillo para escoltar a los fieles de las dos tendencias enfrentadas, cuyos líderes se  disputaban la dirección del rezo de los viernes entre gritos, insultos y descalificaciones mutuas. Ahmed Liazid, que había cesado en su puesto de imán de la mezquita principal de Ceuta, se  presentó en el templo rodeado por las huestes de la UCIDCE con la intención de ser él quien diera el sermón, así como para dirigir el rezo, todo ello desplazando al imam oficial allí presente y dispuesto a cumplir con su cometido.

Los de la UCIDCE, en un alarde de fuerza, reforzaron el paso de Liazid hacia el púlpito hasta alcanzarlo, todo ello en medio de gritos e insultos proferidos por quienes eran contrarios a su decisión. El imam oficial fue desplazado e insultado por los de la UCIDCE. El clima en el interior de la mezquita alcanzó una temperatura que amenazaba violencia extrema, tanta que de no ser por la presencia de la Policía Nacional habría estallado con gravísimas consecuencias para todos.

liazid

Finalmente, ante la negativa de los fieles a oírle, Liazid no tuvo más opción que retirarse junto a los responsables de la UCIDCE, dando por perdida su primera batalla para conquistar las mezquitas de Ceuta y para establecer en la ciudad una especie de ministerio encargado de las mismas, reservándose para sí su control y administración.

Detrás de todos aquellos enfrentamientos también se dilucidaba una forma de entender el Islam. Los que defendían la postura de la UCIDCE eran proclives a  la corriente Tabligh, una tendencia religiosa que predica la paz pero que se considera rigorista en sus planteamientos y costumbres cercanas al Wahabismo. En cambio, los que defendían las posiciones de la FEERI eran partidarios del rito Malekí, imperante en Marruecos y conocido por su templanza y moderación.

Han pasado nueve años desde aquellos tristes enfrentamientos y algunos más desde aquellos otros que tuvieron lugar en la mezquita principal y cuartel general de quienes enarbolaban la bandera de la UCIDCE cuando los incidentes de Sidi Embarek, sita en Bermudo Soriano. Un episodio que enfrentó a los responsables de dicha mezquita  y a los que desde Marruecos habían llegado para dar una conferencia en dicho templo. Todo acabó a porrazo limpio. Los que alentaron aquellos hechos fueron los mismos que más tarde comandaron el asalto a la mezquita de Sidi Embarek en marzo de 2010.

Hoy, Eid al Fitr 2019, las cosas están tranquilas. Las aguas volvieron a su cauce. EL Islam tradicional que propugna Marruecos se instaló en todas las mezquitas de la ciudad, así como que todo discurso es revisado por las autoridades religiosas marroquíes, siendo Marruecos el que  decide quién puede dirigirse a los fieles y quién no.

Los incidentes de marzo de 2010 obligaron a Marruecos a prestar una mayor atención a lo que pasa en las mezquitas de Ceuta, aunque como puntualiza a islamneews.es el funcionario responsable de las mismas con sede en Rincón de Mdiq: “todo se hace con conocimiento de las autoridades españolas. No nos inventamos nada ni hacemos nada sin trasladarles la información correspondiente”.

La aventura de aquel "Islam español "duró poco y resultó  irrealizable debido a  su naturaleza, frágil y sin razón que lO sostuviera, tanto como que de haber experimentado alguna victoria habría supuesto más tensión y mayor zozobra a una población ya de por sí con los ánimos muy castigados, también porque  carecía de los fundamentos necesarios para garantizar una práctica de la fe estable, en paz y serenidad.

Islamnews.es puso medir hoy el nivel de tradicionalismo y, por ende, el de moderación y tolerancia, en los discursos de los distintos oradores en un día tan señalado como es el Eid al Fitr. Y si algo hay que decir, es que ya no queda nada de aquellas pinceladas de aquel Islam que intentaron establecer en Ceuta los amigos de la UCIDCE aquel 10 de marzo de 2010.

Una de las mezquitas más tradicionalistas es la de El Príncipe, la del Ángulo. Hoy tapada por edificaciones que tapan  su silueta. Su trayectoria tradicionalista es de las más antiguas, sirviendo de inspiración a muchas otras. Su imam principal ya no puede mantenerse en pie, hombre que trabajó de joven en su construcción y fue su primer imam con veinte y dos años, manteniéndose hasta la fecha.

Su sustituto hoy en la prédica del sermón abogó por mantener sólidas las costumbres y evitar cualquier tipo de innovación que pueda alterarlas. Todo un mensaje para quienes buscan aventuras como las de 2010.

Una Musal-la que no lo es
Comentarios