jueves 18.07.2019
un uso indebido produce grandes consecuencias

Facebook, un santuario para muchos musulmanes

* Las redes sociales se han convertido en una especie de trampolín para tocar en las puertas del cielo

Facebook, un santuario para muchos musulmanes

Facebook se ha convertido en un gran santuario. Es el lugar elegido para pedir salud, riqueza, mujer o marido, así como sitio para pedir por los muertos.

Es el "gran santuario”, el sitio donde todo se exterioriza, el lugar en el que igual se contempla una figura humana  medio desnuda que igual te encuentras un duha (petición/súplica a Dios).  Todo se ha trivializado de tal manera que ya nadie repara en los propios actos, incapaces de separar momento y contenido. Los musulmanes han hecho de Facebook su gran lugar de oración.

eye-1553789_640 (1)350

Los musulmanes que peregrinan cada hora a Facebook  no conocen el enorme daño que se hacen y el daño colateral del que son causantes, pues una red social no puede convertirse en confesionario, así como que tampoco puede ser la atalaya desde la que se suplica a Dios salud y dinero.

La fe que preconiza el Islam es del tipo inquebrantable, de modo que para alcanzar tan alto status hay que pasar por vías de auténtico sacrificio, y esos caminos no están en los recovecos de Facebook y de otros sitios parecidos y, menos aún, en chats y pantallas de alta resolución.

La costumbre se ha normalizado de tal manera que ya resulta absolutamente normal que las personas abran sus cuentas con alguna aleya del Corán o con alguna petición dirigida a Dios desde una red social en la que se conjuga de todo.

Nadie niega la utilidad de las redes sociales, pero siempre que las mismas se utilicen como tales y no como sucedáneos de mezquitas y lugares de peregrinación.

redes-sociales_thumb350

Otro dato que resulta sorprendente es el de los maestros que enseñan Islam y ofrecen todo un repertorio de lecciones sobre qué escuela seguir y cual no, al tiempo que critican actuaciones de otros “compañeros” que hacen algo igual o parecido.

Es un carrusel en el que solo giran musulmanes, pues tanto los cristianos  como los judíos ya se cuidan mucho de no trivializar su religión hasta esos extremos tan peculiares y que dicen mucho de la calidad de quienes promueven costumbres tan faltas de respeto hacia la naturaleza de su propia religión.

Resulta asombroso que un musulmán/a utilice una red social para dirigirse a su Creador, pidiéndole salud y mejores perspectivas de futuro, amén de que en ocasiones la plataforma se utilice para criticar/ofender/ o mandar a hacer puñetas a quien moleste o resulte ofensivo.

Todos estos sabios, que son quienes en definitiva deberían desaprobar tan escabrosas conductas, mantienen posiciones relevantes en las redes sociales, magnificando su significado como algo útil para la sociedad, cuando en realidad no es así, pues la proyección que hacen tiene como fuerza motriz una gran incapacidad para controlar sus propios egos, lo que de un modo u otro, contagia y perjudica a quienes les tienen como luz a seguir.

Facebbok se ha convertido en la alfombra que te lleva al cielo, la que te permite acercarte a Dios, desde la que puedes pedir salud, un lugar desde el cual  se puede  pedir por los muertos, también para pedir riqueza y mejor posición social, sin olvidar que desde el mismo lugar se puede encontrar esposa, marido y otras cosas.  Un entramado social en el que hay de todo y en el que ese todo se ha aceptado como real y verdadero. Llegará un día en el que piensen que fuera de ahí nada existe y que la verdad suprema está ahí, en el gran santuario llamado Facebook. La mente juega malas pasadas.

Es un enlace muy  interesante  http://www.patricia-alarcia.es/el-fin-de-la-soledad-a-traves-de-internet/

Dios conoce todo susurro, todo corazón.

Facebook, un santuario para muchos musulmanes
Comentarios