miércoles 20.11.2019
"misterioso fenómeno"

El drama de los suicidios

* Chauen lidera la tasa más alta en suicidios de todo Marruecos: 26 desde principios de año
 
 
El drama de los suicidios

El norte, la parte más castigada

Ayer se conocía una última muerte, la de un joven de 25 años en la aldea de Beni Hassan, a unos 70 km de Tetuán y a unos 30 de Ceuta.  El cuerpo del joven fue encontrado colgando con una soga al cuello.

Hace unos días una mujer de 85 años, madre de cinco hijos. Fue encontrada, también colgando de una soga, en su casa en Douar Tifraouen, provincia de Chauen. Con este caso, son ya 26 suicidios en lo que va de año en la provincia de Chauen. Las razones del suicidio, como las de los demás, siguen siendo desconocidas,

La Gendarmería abre investigaciones para aclarar lo sucedido, pero el trabajo se le amontona.

Los casos de suicidio están aumentando en esta región. Según Abdellmajid Aharz, actor social en la región de Tánger-Tetuán-Alhucemas, desde principios de 2019 se han registrado 26 casos de muerte no natural en la región. Además, Abdellmajid denuncia la inacción del Gobierno respecto a estas tragedias que azotan a la región y sin que nadie intente poner remedio.

Según Abdellmajid, la situación socioeconómica "pobre hasta extremos insospechados” experimentada por los habitantes de la región y la fragilidad de las relaciones personales entre ellos son, entre otras cosas, las causas de los muchos casos de suicidio en esta región. El goteo de muertes no cesa.

La pasada semana dos hombres se quitaron la vida. El primero, en Tetuán. Se trata de un padre de familia que había celebrado la fiesta del Eid Al Adha con total normalidad con su mujer e hijos. Un día después se arrojó desde un tercer piso de un edificio ubicado en el bulevar Abdelkrim Al Khatabi, en Tetuán, donde ocupaba un apartamento con su esposa y sus dos hijos, informaba 2M.

El segundo suicidio tuvo lugar en la localidad de Tiznit, a 80 km de Agadir. Tenía treinta años. Era soltero y era originario de Ifni.

Son muchas las voces que acusan de inacción al Gobierno ante un fenómeno social de enorme trascendencia y que produce un profundo sentimiento de culpa colectivo.

Abderrahim, un veterano periodista que cubre el norte de Marruecos, cuenta que en los últimos meses se están disparando los suicidios en esta región del país, sobre todo en la ciudad de Chauen. "Nadie encuentra ningún tipo de explicación y no paran de salir nuevos casos en los medios. Nunca había pasado algo así", asegura Abderrahim.

La prensa local ya lo ha titulado de "misterioso fenómeno". Y la asociación Sourire de Réda, que realiza desde 2009 campañas de prevención del suicidio juvenil, alerta de que cada vez están detectando más casos de suicidios entre los jóvenes. "El problema es que no existe un registro nacional de muertes por suicidio. Aunque lo que está pasando es que en los últimos años el tabú sobre el suicidio es menos opaco", explica Meryeme Bouzidi, presidenta de la asociación. "Los jóvenes no se suicidan para morir sino para dejar de sufrir. Lo hacen cuando ven que llega el final y que todas las alternativas que han buscado para mejorar su situación no han funcionado", concluye Meryeme.

Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Marruecos la tasa de suicidios se ha duplicado en la última década (de los más de 800 casos documentados al año, un 80% son hombres, aunque esa cifra se multiplicaría si hubiera un registro real), ocupando la segunda posición en el mundo árabe sólo por detrás de Sudán. Los países vecinos, Argelia y Túnez, cuentan con 677 y 262 casos registrados el último año.

Dentro del reino no encontramos un estudio sobre este asunto desde hace cuatro años, cuando el Ministerio de Salud publicó un informe, basado en varias encuestas, en el que explicaba que el 16% de la población marroquí afirmaba tener tendencias suicidas y que el 14% de los jóvenes entre 13 y 15 años habían intentado suicidarse alguna vez.

Los casos más significativos están en Chauen. Aunque las cifras varían según la fuente que se consulte. El periódico 'Al Ahdath Al Maghribia' publicaba que el año pasado 45 personas se habían quitado la vida en la ciudad rifeña, el doble que en 2016. Llama la atención que todos los casos documentados hayan sido por ahorcamientos. También se abortaron (por la familia y la policía) 130 intentos de suicidios.

Hace unos días, en una aldea cerca de Chauen, la policía encontró a un anciano ahorcado a un árbol. Sus familiares dijeron que estaba recibiendo tratamiento psiquiátrico en España. Hace unas semanas, otras dos personas se suicidaron. Y en mayo, en Tánger, cuatro personas se han quitado también la vida. La mayoría no llegaban a cumplir los 30. Todos recurrieron a la horca.

Entre enero y abril de este año, en la ciudad de Cahuen, seis personas se ahorcaron, entre ellos tres mujeres. La mayor tenía 32 años. La menor, 20. En ese periodo de tiempo, en Tánger, se han contado diez casos de suicidios documentados, entre ellos un niño de ocho años. 

En diciembre de 2017, en tan sólo diez días se contaron cinco suicidios en la región. Entre ellos, el de una chica de 17 años en la comuna de Iounane y el de una mujer casada de 25 años. En esos días, a 110 kilómetros de Chauen, en la ciudad de Tánger, también se suicidaron dos hombres, uno de 77 y otro de 27. Y en la última semana del año, de nuevo en Chauen, se contaron tres nuevos casos, como el de un niño de 14 años que se había ahorcado en su casa.

Hoy sigue sin haber ninguna explicación del motivo por el que se están disparando los casos de suicidios en el norte de Marruecos. Un extraño acontecimiento que el Partido Istiqlal ya ha llevado a debate en el Parlamento en Rabat, solicitando al Ministerio de Salud y al de Interior que se pongan a trabajar para buscar una razón y encontrar alguna solución a lo que muchos ya consideran un nuevo "fenómeno".

Los suicidios se incrementan en Marruecos

A lo largo de 2015 se registraron 1.644 suicidios en Marruecos. En ese año se quitaron la vida 21 personas más que en 2014. Esto significa que en Marruecos se suicidan 5 personas de media cada día.

La tasa de suicidios en Marruecos es de 4,82 por cada 100.000 habitantes, mucho menor que la media de suicidios a nivel mundial, que es de 9,55 por cada 100.000 habitantes.

De los 1.644 suicidios que se produjeron en 2015, 1.067 fueron suicidios de hombres y 577 de mujeres. Así pues, se suicidan 6,22 hombres de cada 100.000 y 3,3 mujeres de cada 100.000 A pesar de que la tasa de suicidios masculina es mayor a la femenina, la diferencia entre ellas es muy inferior a lo habitual.

Sin duda el suicidio es una causa de muerte muy importante en el mundo. Podemos darnos cuenta de la entidad del problema al comparar el número de suicidios con el de asesinatos. En 2015 hubo 431 asesinatos en Marruecos, así pues, en Marruecos el número de suicidios es muy superior al de asesinatos, hasta el punto de que por cada persona asesinada se suicidaron 3,8 personas.

En el gráfico de la parte inferior podemos ver la evolución del número de suicidios en los últimos años hasta 2005 se producían 2.198 suicidios en Marruecos y la tasa de suicidios era del 7,28 por cada 100.000 habitantes. Si comparamos este número con el actual número de suicidios, vemos que, según los últimos datos, el número de personas que se quitan la vida cada año ha disminuido desde entonces en 554 personas.

 

 
 

El drama de los suicidios
Comentarios