martes 26.05.2020

…Y llegó el Ramadán

* Ramadán 2020, un mes de ayuno, igual y  diferente 
…Y llegó el Ramadán

El Coronavirus ha trastornado el mundo, nuestros hábitos y nuestra vida ... y aquí está el mes de Ramadán, el mes de ayuno, también cambiado, en sus rituales socio religiosos y  culturales…Ese Ramadán de cocina familiar compartida, de reuniones familiares, de amigos, de acciones generosas, de poder romper el ayuno en cualquier sitio y lugar, con personas que te brindan compartir con ellos su mesa, sin conocerles, sin haberles visto antes, siendo el ayuno el único lazo de unión, de parentesco en la fe…


Ramadán, Ramadán, siempre esperado y admirado, que llegas desconocido y sin tus hábitos de siempre, que llegas distinto y silencioso, ahora, en tiempos de confinamiento y zozobra social.

Dónde los aromas de las especias, de las almendras en tueste, de las mieles que adornan cientos y cientos de dulces, de número siempre inacabado, de calles y medinas de andares y compras incesantes, de luces encendidas, de rincones congestionados. Todo se aparece sombrío y una nube de nostalgia domina nuestros corazones, echando en falta esos ruidos y a todas esas voces.

Este Ramadán será único

La salud de los ciudadanos es una prioridad y el distanciamiento social es imperativo en estos momentos excepcionales.

Este año todo se hará en casa, incluso las oraciones del Tarawih, aquellas tan exclusivas del ramadán, tan suyas. En este Ramadán las mezquitas permanecerán silenciosas y sus puertas cerradas, algo inimaginable hace unos meses.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a todos los países musulmanes que sigan los consejos sobre distanciamiento físico y otras medidas para frenar a Covid-19 en el contexto del Ramadán. La OMS afirmó hace unos días que no se han realizado estudios sobre el ayuno y el riesgo de infección con Covid-19.

Sea como fuere, este Ramadán es distinto a todos, pero igual en esencia, pues con él vuelven los momentos para Dios, aquellos que no pudiendo hacerse en congregación, sí pueden hacerse en comunidad en los salones del corazón.

…Y llegó el Ramadán
Comentarios