martes 26.05.2020
RAMADÁN 2020

Tarawih en tiempos de confinamiento

*  La situación tan excepcional que se vive en el mundo también afecta a ciertas prácticas religiosas muy exclusivas  del mes de ayuno

 

Tarawih en tiempos de confinamiento

El Ramadán trae consigo una serie de oraciones muy peculiares y muy propias del mes de ayuno, como son las llamadas Tarawih. Se trata de una práctica de carácter voluntario y que consta de dos partes. La primera comienza después de realizada la oración de la noche, la quinta y última del día (obligatorias); la segunda parte tiene ocasión antes dela oración del alba.

La palabra Tarawih bien podría traducirse como relajación.

Las mezquitas preparan de antemano a imames especializados y de voz melódica, ya que una de las características del Tarawih es que los imames deben tener memorizado todo el Corán, así como leerlo salmodiado y en voz alta en todo momento. Los Qurra´h (lectores) son imames de gran capacidad lectora y su trabajo se constituye como una especialidad a la que solo acceden los mejores. Su labor es delicada en toda su dimensión, ya que tienen la responsabilidad de guiar a todos los fieles que tienen detrás, muchas veces, muchos miles y, como sucede en Meca, varios millones.

En Marruecos la lectura del Corán se realiza conforme a la escuela del imam Warch.

El Corán se organiza en capítulos que reciben el nombre de Sura, y a su vez, cada Sura se divide en versículos llamados Aleya. En total, el Corán se compone de 114 suras, 86 de ellas reveladas en La Meca y 28 reveladas posteriormente, en Medina. El número de Aleyas varía entre 3 y 286 en cada Sura.

Suras y Aleyas componen un total de 60 capítulos o Hizb.

Una de las características de Tarawih es que durante el Ramadán se tiene que leer todo el Corán, de ahí que, en cada Tarawih se lea y rece un hizb, uno después de la oración obligatoria de la noche y otro antes de la oración del amanecer, para que de este modo la lectura del Corán se complete en treinta días, tiempo de vigencia del Ramadán. La ejecución de cada hizb puede necesitar una hora y quince minutos.

Téngase en cuenta que en el Islam las oraciones se realizan mediante genuflexiones y otros movimientos que tienen que ver con alabanzas y loas a Dios, es decir, que la realización de Tarawih requiere cierta aptitud física, así como que de la faltar la misma se puede realizar en posición de asiento. Lo importante es estar.

Las oraciones de Tarawih cubren todo el mes de Ramadán y deben cubrir la totalidad del Corán, es decir, los fieles

Confinamiento, nuevo escenario

El confinamiento y el consecuente cierre de mezquitas ha promovido una serie de situaciones relacionadas con este tipo de oraciones, pues al no poder acudir a las mezquitas, surge la gran pregunta:

¿Está "permitida" la oración de Tarawih en casa y siguiendo a un imán por la tele o por la radio?

Algunos responsables religiosos intentan responder a este tipo de cuestiones.


En Marruecos, Ahmed Raissouni no ve ningún inconveniente. El presidente de la Unión Internacional de Ulemas Musulmanes (UIOM) destacó, durante una conferencia organizada el domingo 19 de abril en Meknés por el Movimiento de Unidad y Reforma (MUR) en las redes sociales, que "a diferencia de las oraciones obligatorias, hay facilidades otorgadas a las oraciones supererogatorias (Nawafil)”, afirmando que hay académicos que han autorizado en el pasado llevarlo a cabo detrás de la radio. "Cualquiera que desee rezar detrás de la televisión es posible, sabiendo que este año el Tarawih se llevará a cabo en ciertos países sin audiencias y será transmitido en vivo por los canales de televisión", señaló Raissouni. 

Raissouni abundó en que en la mezquita de La Meca, se llevarán a cabo sin la presencia de los fieles y transmitidos por los medios de comunicación de Arabia Saudita.

 

Mustapha Benhamza

Mustapha Benhamza, miembro del Consejo Superior de Ulemas, no piensa igual que Raissouni. 

Benhamza opina que "en estos tiempos de emergencia de salud, lo ideal es rezar en casa", afirmó en un vídeo publicado en YouTube (ver más abajo, en árabe)

Para Benhamza realizar Tarawih en casa y siguiendo a un imam en la televisión o en la radio "es una manifestación sin evidencia y sin significado", también advirtió sobre "abrir puertas que podrían nunca cerrarse sobre la calidad y volumen de la congregación de los musulmanes y su presencia en las mezquitas después del final de la pandemia".

Benhamza recordó que "los marroquíes en el campo continúan rezando en sus hogares, especialmente aquellos que viven lejos de los lugares de culto""Hay que hacer esta prueba para abrir el Corán en casa y leer sus versos", declaró.


Una opinión que tiene sus partidarios en Argelia. Así, la Comisión Ministerial de Fatwa recomendó, el lunes, la realización de Tarawih en casa. En Túnez, el Ministro de Asuntos Islámicos rechazó la posibilidad de apertura de mezquitas a los fieles.

Las posturas de Raissouni y de Benhamza no son antagónicas en su fondo, pues tanto uno como otro defienden la oración en casa. La diferencia es que Raossouni aboga por la idea de seguir la lectura y los dictados del imam a distancia, mientras que Benhamza prefiere que el imam esté en casa, es decir, que un miembro de la familia ejerza tal condición y se lea y ejecute Tarawih de forma particular y sin atender señales de televisión y radio.

Para ambos la situación es nueva, así como que tanto una opinión como otra es válida, pues Benhamza da muestras de cierto conservadurismo que hunde sus raíces en una tradición milenaria, mientras que Raissouni contempla nuevas opciones de comunicación y defiende su uso, pues el confinamiento obliga.

Sea como fuere, seguir a un imam a distancia no es opción desdeñable, sobre todo para quienes necesitan guía de lectura al no disponer de los conocimientos y los dominios necesarios, así como que la opción de hacerlo en casa con recursos propios tampoco está nada mal.

Lo cierto es que, Dios es Clemente Y Misericordioso, tanto como que su misericordia antecede a su ira.
 

Tarawih en tiempos de confinamiento
Comentarios