miércoles 5/8/20
LABERINTO INCLEMENTE

El tinglado del halal (1)

* Redacción - Islam News

* “El halal en España está secuestrado desde dos mil seis”, Mounir Benjelloun

*  “No puede ser que una familia cree una entidad religiosa, que la inscribe como tal, que sea ella misma quien crea sus propias mercantiles para certificar y hace buena la trampa de que es ella, es decir, la entidad religiosa la que controla los ritos y los procedimientos religiosos, homologando las certificaciones de sus propias empresas mercantiles, eso es absurdo”, Mounir Benjelloun, refiriéndose a la estela del Instituto Halal

 

 
 
El embrollo del halal español
El embrollo del halal español

IN inicia un recopilatorio sobre la historia del halal en España desde la firma de los Acuerdos del 92, el cual consta de varios capítulos, que trataran diversos aspectos de ese verso suelto que es el halal en toda esa nebulosa musulmana que algunas personas no han sabido tratar con el rigor y el respeto suficiente.

El primer capítulo es una entrevista a Mounir Benjelloun, a la que seguirán en los próximos días otras informaciones de gran interés para todos los musulmanes de este país, tan abstraídos de aquellos asuntos que tanto les afectan y por los que nunca han mostrado el interés y la preocupación que debieran.

El Halal no solo es un plato sin cerdo, es mucho más. Hoy podemos oír hablar de vida halal, turismo halal, matrimonio halal, alimentación halal, finanzas halal, y así un largo etcétera.

Justo es hablar de la alimentación Kosher, una forma de alimentación que la práctica totalidad de los musulmanes define como halal, por guardar y aplicar en esencia procedimientos muy parecidos a los musulmanes, sin embargo, no resulta muy normal oír que la alimentación halal sea definida por los fieles judíos como apta para su consumo como Kosher.

Los judíos tienen motivos para pensar de ese modo, pues nadie duda de que en los procedimientos que regulan la alimentación halal y sus posibles certificaciones existe cierta anarquía, por no decir que en algunos casos pueden parecer caóticos, pues no son pocas las veces en las que se denuncian procedimientos que ponen en duda si lo que se certifica es halal o algo que se le parece.

Y todo esto puede justificarse documentalmente. Unas pruebas que, cuando menos, dejan en entredicho la actividad de algunas empresas certificadoras y de aquellas entidades religiosas que las sostienen,independientemente de aquella otra razón que pesa más que ninguna otra, y que no es sino el propio término halal y lo que encierra, el cual, y por sí mismo y sin ayuda de nadie, acusa y hunde en la miseria de la inmoralidad a quienes lo utilizan para dibujar laberintos empresariales, pues halal también significa que debes llevarte bien con tu vecino, con quienes te son diferentes, con tus cuentas con el gobierno y con quienes en ti depositaron confianza, es decir, halal es lo que nos inspira a que  seamos mejores en todas las facetas de nuestra vida.

Si alguien tiene el atrevimiento de certificar lo que van a comer los musulmanes, que lo haga teniendo presente todos los condicionantes que encierra tal decisión, pues de no hacerlo así se juega con el sentir de millones de personas. Y para eso no hacen falta alforjas con ingeniería comercial y contable, tampoco un despliegue de entidades religiosas y otras de esencia mercantilista.

En el viaje del halal hay que ir ligero de equipaje, pues ya por llevarlo a él es volumen que puede aplastar, de ahí que mirar y no ver la fina línea que separa la buena conciencia de la mala, se pueda considerar como reo de carga penal desde los tribunales celestes.

IN intentó recabar las opiniones de distintos representantes musulmanes sobre el asunto del halal. Fue inútil, todos declinaron hacer declaraciones, transmitiendo la impresión de que poco saben y que tal materia les procura inquietud y zozobra, lo que demuestra la desconexión de su realidad y la de quienes dicen representar, obviando así tratar un tema que afecta directamente a los musulmanes de España, lo que les descalifica y posiciona como elementos irrelevantes en el escenario musulmán español.

Y ya no solo la materia halal, también hay quien prometió contarle a los musulmanes de España todo lo que sucedió en la reunión del 18 de julio, pero bien parece que se lo pensó mejor y decidió seguir callado, como viene  haciendo desde hace años y desde  torres esteladas quien prometía defender la libertad y la democracia, pero que  validó con su presencia el entuerto del 18 de julio, tanto como que habló 30 segundos para decir que Cataluña no presentaba candidato. Eso fue todo.

Tan solo Benjelloun accedió a tratar el asunto halal,y lo hizo como sigue. Estén atentos.

IN. - A su llegada en 2012 usted impulsó una Mesa Halal, ¿Cuál era la idea?

MN. - En 2012 impulsamos la Mesa del Halal, lo que permitió poner en marcha el Comité Técnico Nacional para la Normalización del Halal, del que fui presidente. Los contenidos y los trabajos de supervisión estaban a cargo de AENOR.

La idea era crear una marca estándar halal, pero nunca desde una perspectiva mercantil como Instituto Halal y otros; antes bien, lo que queríamos era hacerlo desde una perspectiva social y religiosa, todo ello proyectado desde instituciones como la CIE o la FEERI, las dos con capacidad suficiente para hacerlo por tener reconocida autoridad religiosa, por lo que pueden proponer, imponer, controlar y acreditar y homologar a una empresa que certifica o bien retirarle esa condición.

Soy miembro del Comité Europeo para la Normalización del Halal, y estamos trabajando para que podamos disponer de una normativa común a nivel europeo, y que la normativa española sea un fiel reflejo de la europea.

WhatsApp Image 2020-07-23 at 06.10.12 (1)

  Hilene Antonia Galán Laureano, representante legal de EGCH (20%) y de CIH (23,36%)

IN. - Usted siempre abogó por una industria halal social y participativa, y que de algún modo participara en las necesidades financieras de los musulmanes ¿Cómo puede hacerse eso si la empresa referente en ese campo, Estándar Global de Certificados Halal, SL,  declaró recientemente unos beneficios netos de 8240 euros, que destinó a compensar las pérdidas del ejercicio anterior?

MB. - Me extraña mucho que el Instituto Halal y las empresas que lo forman declaren pérdidas, sobre todo si tenemos en cuenta que tienen 350 empresas certificadas, según su página web. Si a cada empresa le cobran 5 ó 6 mil euros…Yo no sé dónde va tanto dinero. Lo que sé perfectamente es que el dinero está, que existe y que está ahí, y que están certificando empresas y los musulmanes no recibimos ni un duro de todo eso; además, esas empresas no están homologadas por ninguna institución religiosa musulmana, y ese es el vacío que hay y que no se puede tolerar. Y todo eso lo hemos denunciado muchas veces y hay muchas denuncias de musulmanes sobre irregularidades en mataderos, pero como no hay quien controle a este tipo de entidades como Instituto Halal y otros, pues hacen lo que quieren, pero, repito, me cuesta creer que Estándar Global de Certificaciones Halal tenga pérdidas, pues nuestros cálculos dicen todo lo contrario, que ganan mucho dinero.  Y de lo que no ganan, es decir, esas pérdidas que declaran, es que están haciendo un mal uso del concepto halal. Por eso yo no me creo lo de las pérdidas.

Lo que queremos es que todo esto se regule de manera inmediata. Les hemos dado una margen de 4 años para que se avance y se regularice el asunto halal, pero ni la CIE ni Tatary han sido capaces de hacer un solo movimiento en todo este asunto tan grave como es la normalización del halal en España. Todo está peor que en 2015.

IN. - Dice usted que todo está peor que hace cinco años, ¿Qué cosas se han agravado?

MB. - Nosotros lo que queremos es que la CIE y las Federaciones cumplan con sus cometidos, que es el control del halal. No puede ser que una familia cree una entidad religiosa, que la inscribe como tal, sea ella misma quien crea sus propias sociedades mercantiles para certificar y hace buena la trampa de que es ella, es decir, la entidad religiosa la que controla los ritos y los procedimientos religiosos, homologando las certificaciones de sus propias empresas mercantiles, eso es absurdo.

La homologación tiene que hacerla una entidad independiente, conforme a lo establecido en los Acuerdos del 92, que incluso dejan claro que no se puede hacer uso de la marca halal si no es con el consentimiento de las entidades representativas, en este caso la CIE. Yo mismo me reuní varias veces con la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para que se abstuviera de validar ensayos a empresas que no estuvieran debidamente homologadas por la CIE.

IN. – Parece que, en el camino del 92, tanto ustedes como los musulmanes de este país, perdieron a quien podría haber generado ingresos suficientes para sostener la maquinaria administrativa y las actividades sociales de los musulmanes en España, ¿Fue así?

MB. -  Sin duda. En ese camino perdimos uno de los activos más importantes que teníamos y vamos a hacer todo lo que podamos para recuperarlo. Lo que no podemos tolerar ni admitir bajo ningún concepto es que hayamos firmado unos acuerdos, como son la normalización del halal, pensando en que pueden ser una fuente de financiación para el Islam y los musulmanes en este país y que nos los quiten de las manos para que ellos desarrollen actividades con ánimo de lucro y se produzca un secuestro por parte de esas  empresas de algo que es del Islam y de los musulmanes, y que luego hacen  manipulaciones con sus propias entidades religiosas y se apoderan de todas esas posibilidades económicas, dejándonos sin nada.

El mercado halal tiene un gran potencial económico a nivel nacional e internacional, ya que los musulmanes somos grandes consumidores de carne, y no solo se beneficia la industria cárnica, sino muchas otras que están relacionadas directamente con el concepto halal, ya que es un concepto global en el que hay muchas empresas, pero, repito, el halal en España está secuestrado desde dos mil seis.

Cuando se marcharon de la FEERI (familia instituto halal) lo primero que hicieron fue secuestrar esos acuerdos sobre el halal y hacerlos suyos para lucrarse y beneficiarse ellos, y si tienen pérdidas, como dicen, ¿por qué está metida toda la familia en esas empresas?  Porque esto es verdad, toda la familia está en ese negocio. Yo estuve en sus oficinas y tienen quince o dieciséis trabajadores que están en las mismas dependencias, sin contar los que están fuera. Así que, yo creo que algo debemos hacer al respecto, ya que no hay que olvidar las irregularidades, las quejas y la mala reputación que tienen, todo ello porque no cumplen, porque lo que realmente les importa es emitir certificados y cobrarlos, y ya hasta el año que viene, que ya te llamaremos para que vuelvas a ingresar el dinero del siguiente certificado. Y esto no lo vamos a tolerar, de ahí que insista en que la CIE y las federaciones deben hacer su trabajo, y el Instituto Halal y lo que le es afín deben devolver lo que le secuestraron al Islam y a los musulmanes de este país.

8240 ok - copia

*****************

El tinglado del halal (1)

Una de las cosas que contemplaban los Acuerdos de Cooperación entre el Gobierno español y la Comisión Islámica de España (CIE), de noviembre de 26/1992, era la normalización de productos y servicios halal en España.

Su desarrollo y aplicación quedaba en manos de la CIE y afectaba directamente a todos los niveles sociales de la comunidad musulmana de España. De este modo, productos y servicios halal iniciaron balbuceantes su historia en España.

Por fin, los musulmanes contaban con un marco normativo que venía a facilitarles la observación de uno de los preceptos más importantes de su fe.

Hoy, transcurridos 28 largos años desde la firma de los Acuerdos del 92, aquella ilusión sigue sin hacerse realidad, pues la CIE, la entidad que se hizo cargo de la normalización del halal, ni encauzó ni normalizó el asunto halal. Fue tanta su apatía e incapacidad que junto a su tronco hueco brotaron empresas de gran capacidad olfativa para los negocios y para el dinero.

Así fue cómo ante el panal de tan rica miel del halal surgió la industria del halal

INICIO Y PROYECCIÓN HALAL

Aunque la Organización de Cooperación Islámica y la Liga Mundial Islámica siguen siendo las Instituciones Islámicas globales más reconocidas, la industria halal ha conseguido formar su propia identidad.

El inicio de la industria halal tuvo lugar en 1998. Varios gobiernos del grupo ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, en inglés Association of Southeast Asian Nations) promovieron la iniciativa halal, estableciendo que los gobiernos miembros de ASEAN condicionaran que los productos que entraran a sus países lo hicieran con certificaciones halal. Este fue el inicio de la industria halal.

El auge del turismo islámico es una de las grandes tendencias del sector turístico en el siglo XXI. Se estima que el gasto de los turistas musulmanes excederá de un 52% a partir del 2020, una vez remita el Covid-19.

Ante el crecimiento de este mercado, cada vez más empresas turísticas, sobre todo cadenas hoteleras, apuestan por desarrollar establecimientos «halal» (admisible, lícito, en árabe). La oferta turística española también quiere crecer en este segmento.

Se estima que para este año el 14% de los viajes internacionales será realizado por turistas musulmanes, según un informe presentado por Dinar Standard en la feria ITB de Berlín de 2018.

Aquel inicio abrió las puertas de la imaginación de muchos especialistas en la ciencia halal, pues a partir de ese momento un universo de posibilidades se abrió paso, y de este modo, el crecimiento no ha conocido pausa. En efecto, la aplicación del halal no se circunscribiría únicamente a la alimentación, sino a otros muchos aspectos de la vida de todo musulmán. Así, diversas ramas empezaron a consolidarse como ciertas y necesarias: “El Consumo halal”, “El Comercio halal”, “Banca halal”, “Marcas halal”, “halal en las Bolsas de Mercados Financieros”, “Sacrificio halal”, “Certificación halal”, “Medioambiente halal”, “Turismo halal”, “Transporte halal”, etc. Hoy, el término halal hace referencia a cerca de dos mil millones de personas, a las que hay que sumar todas aquellas personas que sin ser musulmanes consumen productos halal por considerarlos productos bajo estricta revisión.

Seguirá

El tinglado del halal (1)
Comentarios