jueves 12.12.2019
LAS MUJERES NO DENUNCIAN

La ministra de Familia de Marruecos dibuja un panorama desolador sobre la violencia de género en su país

* La ministra anima  a las mujeres a denunciar sin ofrecerles ningún tipo de ayuda social y económica 

La ministra de Familia de Marruecos dibuja un panorama desolador sobre la violencia de género en su país

Incluso bajo las formas más severas de violencia, las mujeres marroquíes rara vez presentan  denuncia contra su agresor.  Así confirmó esta triste realidad Bassima Hakkaoui, ministra de Familia, Solidaridad, Igualdad y Desarrollo Social, durante su intervención como invitada en el Foro que sobre este tema organizó la agencia MAP en Rabat el pasado 9 de julio.

Las cifras proporcionan información sobre el drama físico y, sobre todo, psicológico, experimentado por las mujeres maltratadas. Se sienten  atormentadas y sufren terriblemente en su soledad, hasta el punto de que ni siquiera manifiestan el deseo de difundir más su sufrimiento, yendo, por ejemplo, a presentar una queja contra su agresor. Muchos de ellas sufren en silencio y las cifras son alarmantes, y los que deberían ponérselo fácil, los que están a su alrededor, se lo ponen extremadamente difícil para denunciar y presentar una queja ante las autoridades competentes contra su atacante.

Según la ministra, sólo el 6,6% de las mujeres víctimas de violencia presentaron una denuncia. La mayoría de ellas son divorciadas o viudas.

Lo que no dijo la ministra es que un gran  número de mujeres no denuncian porque son conscientes de que tal acción aumentaría su inseguridad, todo ello por la falta de protocolos específicos de protección y ayuda.

La autoridad gubernamental ha fundamentado su argumento al referirse a los resultados de la segunda encuesta nacional sobre la prevalencia de la violencia contra las mujeres. Con este fin, Bassima Hakkaoui señaló que esta prevalencia, durante los últimos 12 meses, a partir de la fecha de finalización de la encuesta (2 de enero - 10 de marzo de 2019), alcanzó el 54,4%. Indicó que la tasa de prevalencia de violencia es más alta en las áreas urbanas, con 55.8 por ciento, mientras que se eleva a 51.6 por ciento en las áreas rurales, lo que indica que las más vulnerables son las mujeres de 25 a 29 años (59,8%).

Además, la ministra señaló que la tasa de prevalencia de violencia psicológica alcanzó el 49,1%, mientras que la tasa económica fue de 16,7%, la violencia física un 15,9% y la violencia sexual un 14,3%. Mientras tanto, el 12,4% de las mujeres marroquíes han sufrido violencia en el espacio público, con una tasa del 66,5% para la violencia sexual, el 49,1%, para las psíquicas y el 33,2% por violencia física.

Para contrarrestar el fenómeno de la violencia contra las mujeres, Bassima Hakkaoui dijo a los medios de comunicación que se está estableciendo una nueva dinámica, con un enfoque particular en el empoderamiento económico de las mujeres para que puedan emerger como emprendedoras en el proceso de desarrollo del país.

Lo cierto es que las mujeres no denuncian porque tampoco están convencidas de que al otro lado exista una verdadera voluntad de ayudarlas, pues en ellas prevalece la percepción de que el Estado no pone de su parte lo suficiente para protegerlas.

La ministra no dijo nada nuevo durante su intervención. Los datos ofrecidos son conocidos y la gente esperaba algo más, un programa sólido de ayuda a las mujeres, de modo que puedan sentirse suficientemente apoyadas por el gobierno mediante protocolos específicos que incluyan ayudas psicológicas, sociales y, especialmente, de tipo económico, pues la economía de estas mujeres juega un papel fundamental a la hora de decidir si denuncian o no, pues denunciar implica una mayor tragedia, ya que no existen protocolos de protección que impliquen alejamiento y algún tipo de ayuda económica que les permita desarrollar una vida alejada del maltratador.

Difícilmente van a denunciar si cuando llaman al otro lado lo único que encuentran es la posibilidad de presentar denuncia para luego volver al sitio donde sufren el maltrato.

La ministra de Familia de Marruecos dibuja un panorama desolador sobre la violencia de...
Comentarios