jueves 18.07.2019
LA MEDIDA NO ES DE APLICACIÓN A DIPLOMÁTICOS EXTRANJEROS

Los diplomáticos no saben nada, pero lo sabrán

* Marruecos no juega a los dados con Ceuta y Melilla

exclusive photos of islamnews.es
exclusive photos of islamnews.es

Los funcionarios y políticos marroquíes que sean titulares de pasaporte diplomático no podrán usar las ciudades de Ceuta y Melilla para entrar o salir de Marruecos. A partir de ahora deberán usar otros puntos de acceso y salida, por lo que Ceuta y Melilla serán recuerdo para todos ellos.

450 (1)

La medida es de aplicación únicamente a ciudadanos marroquíes con pasaporte diplomático, no afecta a los miembros  de las cancillerías  extranjeras establecidas en Marruecos. De hecho esta mañana varios vehículos con matrícula diplomática de países extranjeros con sede en Marruecos han pasado por la aduana de Bab Sebta con destino la Península sin ningún tipo de contratiempo.

Islamnews.es pudo contactar con varios diputados del Parlamento marroquí, a los que se les ha preguntado si se les ha comunicado oficialmente la decisión de que no podrán usar Ceuta y Melilla para salir/entrar en Marruecos, siendo la respuesta la misma en todos ellos: “no sabemos nada, la noticia la hemos conocido por la prensa”.

Aunque la medida partió del Ministerio de Asuntos Extranjeros y de la Cooperación Internacional, los funcionarios afectados tienen que ver con ministerios diferentes y de direcciones generales muy diversas.

Muchos funcionarios de rango inferior, dependientes de Interior y de Exteriores, mostraron su sorpresa por la tardanza en aplicar la medida, pues ellos tienen prohibido desde hace muchos años cruzar a Ceuta y Melilla sin el correspondiente permiso, solicitud que no siempre es bien vista por quienes tienen que otorgarla, amén de las justificaciones que deben presentar para que la autorización les sea concedida, argumentos que no siempre son lo suficientemente sólidos como para ser tenidos en cuenta.

Marruecos no juega a los dados con Ceuta y Melilla. Toda decisión que se toma con las dos ciudades de por medio necesita de las bendiciones más altas del Estado, ya que sin las mismas nada es bienaventurado. Existe un círculo muy restringido de personas que evalúan el carácter y la funcionalidad de cada decisión, un proceso que se rige por la serenidad más exigente y que nunca actúa por reacción. Se trata de un gris pensante muy seleccionado que no se deja turbar por ningún acontecimiento y que mide todo tipo de consecuencias antes de decidir sobre la cuestión que en esos momentos esté en proceso de análisis.  Pierde consistencia y batalla  quien trate con indiferencia y de soslayo a la diplomacia marroquí. En Marruecos nada se hace en base al azar, toda decisión de tipo diplomático es el resultado de una minuciosa valoración.

La pregunta es: ¿Por qué ahora y no antes?  

La respuesta no está en el viento, como diría Dylan, sino en los días que están por venir.

Los diplomáticos no saben nada, pero lo sabrán
Comentarios