lunes 25.05.2020

Los artesanos marroquíes, bajo amenaza de quiebra inminente

* Se calcula que el sector de la artesanía emplea a unos 2,5 millones de trabajadores y aporta el 10% del PIB de Marruecos

 
 
Los artesanos marroquíes, bajo amenaza de quiebra inminente

La artesanía marroquí es famosa en todo el mundo. Tan importante es para el país que cuenta con un ministerio exclusivo que se encarga de gestionar sus muchas y encantadora aptitudes.

morocco-108634_400 (1)No existe ciudad en Marruecos en la que no nos encontremos un espacio dedicado a la artesanía. Todas las ciudades cuentan con sus propias creaciones, y todas ellas a cada cual más bonita.

Fez, ciudad imperial, cuenta con los mejores curtidores del mundo. Su especialidad a la hora de manufacturar bolsos, carteras, maletines, prendas de vestir, chanclas, etc., es de reconocida solvencia internacional. También puede alardear de exquisita cerámica y de bronce.

No es menos Marrakech, con una gran cantidad de artesanos de grandes virtudes creativas, Ásafi, ciudad atlántica y famosa por su variada artesanía. Chefchauen, con artesanos especializados en textiles y alfombras de todos los gustos y clases. Esaouira, reconocida por sus objetos de madera. Agadir, otra ciudad con grandes artesanos. Tetuán, con sus metales y curtidores… Sin olvidar a todas esas personas que sin estar en las grandes ciudades elaboran en sus pueblos innumerables productos para vender a los turistas, como la bisutería, piedras, etc.

A todo eso hay que añadir el inmenso número de tiendas que se dedican a comercializar todos los productos diseñados y fabricados por todos estos artesanos repartidos por todo el país.

Ahora, con la crisis del COVID-19, la cadena se ha detenido en seco. Tanto los artesanos como los establecimientos dedicados a vender sus creaciones han visto como el negocio se ha paralizado y corren el riesgo de que muchos de sus eslabones desaparezcan.

Un gigantesco negocio que corre el riesgo de desmoronarse si el gobierno no sale en su ayuda, pues siempre estuvo enfocado al turismo, un turismo que tardará en volver y más aún repetir los altos índices de visitas que conoció Marruecos durante el último año, cercanas a los veinte millones de turistas.

En medio de la crisis de COVID-19, millones de comercian5tes marroquíes y propietarios de pequeñas tiendas viven en un estado de incertidumbre, esperando ansiosamente la solución del gobierno a sus inminentes desafíos financieros.

El sector de la artesanía  es una industria que emplea a unos 2,5 millones de trabajadores y contribuye al 10% del PIB de Marruecos. La situación es alarmante.

morocco-1760503_400(1)Problemas financieros

Muchos industriales del sector han alzado su voz para pedir auxilio al gobierno, anticipando graves contratiempos en el sector, en especial a los pagos comprometidos y a los que no van a poder hacer frente por la falta de ingresos.

Si bien el efectivo es la norma en las transacciones comerciales en todo el sector, los artesanos y trabajadores tradicionales aprendieron a usar los pagarés como medio de pago aplazado, una situación que se agrava debido al confinamiento y cierre de todos los establecimientos comerciales, siendo el sector de la alimentación al único al que se le permite abrir.

El pago aplazado mediante pagarés se hizo sitio en un sector en el que siempre prevaleció el pago en efectivo. Ahora contemplan preocupados que la falta de ingresos va a dificultar enormemente cumplir con sus obligaciones de pago. El incumplimiento de pago, aparte de producir graves contratiempos de tesorería, también generará una crisis de desconfianza en el sector, lo que influirá de forma determinante en su despegue una vez acabe la crisis del cornavirus.

En Marruecos la emisión de un cheque o pagaré conlleva la obligación de su pago en la fecha indicada. En caso de no hacerse la respuesta es inmediata y el emisor es detenido y presentado ante el fiscal. La pena es cárcel y sanción. La cosa es mucho más seria de lo que parece.

A pesar de las medidas audaces y sin precedentes del gobierno para abordar la crisis del coronavirus y reducir su impacto en la economía nacional, el Comité de Monitoreo Económico (CVE) aún no ha abordado la situación de los artesanos y comerciantes marroquíes en el sector de la artesanía.

El comité ha aprobado medidas para ayudar  a los trabajadores y empleados  cuyas actividades profesionales fueron suspendidas con sueldos mensuales que van desde los  800 dírhams hasta los  2000 dírhams. Sin embargo, queda por ver si la compensación se aplicará a los comerciantes y pequeñas empresas en el sector de la artesanía.

Si bien la asignación mensual podría servir para ayudar en las necesidades cotidianas, no protegerá a los comerciantes de las posibles consecuencias penales que podrían derivarse por emitir pagares sin fondos. La preocupación en ese sentido es máxima.

El sector propone alargar de forma automática el vencimiento de todos los pagarés en circulación entre tres y cuatro meses, a fin de permitir que las empresas y personas involucradas puedan recuperarse, aunque de momento esta propuesta no parece haber gustado a quienes quieren cobrar y tienen los documentos de cobro en su poder

Los artesanos marroquíes, bajo amenaza de quiebra inminente
Comentarios