lunes 16.09.2019
comisión islámica de españa (CIE)

La CIE fija para el 11 de agosto la festividad de Id Al Adha, fiesta del sacrificio

*  La CIE emite una nota sin menciones al bienestar animal y modo ideal para realizar el sacrificio

La CIE fija para el 11 de agosto la festividad de Id Al Adha, fiesta del sacrificio

La fecha podría no ser coincidente con la que en su momento pueda establecer el Ministerio de Asuntos Musulmanes de Marruecos, señal  que es seguida por los musulmanes de Ceuta y Melilla.

La Comisión Islámica de España recomienda que una parte del "borrego" o de la "oveja" se dé a personas desfavorecidas, otra a los allegados y otra para consumo propio. Sin embargo, no hace mención alguna sobre cómo sacrificar el animal, así como que olvida el bienestar al que los animales tienen derecho.

Es hora de que las entidades encargadas de la gestión del Islam en España se ocupen de aquellas cosas que afectan de manera directa a los musulmanes que residen en España, favoreciendo propuestas que tengan como fin armonizar tradiciones y realidad social.

Una de ellas es el asunto de los sacrificios de animales durante la festividad de Id Al Adha. Es momento de establecer las pautas para que de forma progresiva se abandonen prácticas incompatibles con la realidad de los pueblos y ciudades, de modo que el sacrificio en casa sea historia y se opte por soluciones colectivas mediante mataderos fijos y móviles con suficiente sobriedad en su funcionamiento para que ninguna familia musulmana se sienta retraída o bien quede con la percepción de que no cumplió debidamente con sus obligaciones religiosas.

Tal realidad es beneficiosa para todos, así como que se recogerán en tiempo y forma y con las oportunas normas de seguridad sanitarias todo lo que de un modo u otro produce el sacrificio de un animal, como puede sangre, miembros no comestibles y otros restos que de no ser tratados debidamente pueden dañar el medio ambiente en modo considerable.

Emitir una nota de prenda recomendando caridad a la hora de desmenuzar el cordero o la oveja es a todas luces aportación insuficiente y falta de rigor en cuanto a valoración de las consecuencias que puede acarrear el sacrificio de miles y miles de cabezas de ganado sin las debidas garantías socio sanitarias.

Ceuta, por ejemplo, sacrifica cerca de 7.500 cabezas de ganado, de las cuales un 90% se realiza en domicilios particulares, todo ello a pesar de que existen normas de carácter nacional que regulan tales prácticas, prohibiéndolas en algunos casos.

La Ciudad debería tomar conciencia de esta realidad social y de la amenaza que supone para el medio ambiente tan ingente cantidad de animales sacrificados, tanto es así que la sangre corre por la red de saneamiento confluyendo con otras materias nada propicias, llegando incluso al mar y tiñéndolo de rojo muerte.

Instalar carpas fijas y regalar bolsas para que en ellas se depositen los restos de los animales, también resulta medida insuficiente, pues las bolsas acaban en los contenedores de basura y las carpas tan solo procuran sombra. El rigor sanitario no existe.

Los musulmanes deben tomar conciencia de la realidad y de las consecuencias de la festividad de Id Al Adha, no manchando ni causando perjuicio al medio ambiente, así como ofrecer a los animales un trato justo y equilibrado conforme a su naturaleza.

Algunas costumbres como atar las patas de los animales, volcarlos con fuerza en medios de transporte, tirar de ellos desde sus cuernos, golpearles, etc., no forman parte del ideario del Islam sobre el trato que debe dispensarse a todo animal, menos aún a quienes han sido elegidos como testigos directos de una ofrenda a Dios. Hay que recordar aquí aquellas palabras de Moisés cuando salió corriendo detrás de una cría  de cordero y cuando ya logró alcanzarla y cogerla le dijo “por qué has corrido, has hecho agitar tu corazón y el mío”, así apretándola hacia su pecho.

Durante años vemos prácticas incompatibles con la realidad del Islam, tales como sacrificar sin alejar suficientemente a los animales vivos que guardan su vez, a fin de evitarles percepciones y sonidos de muerte. Otra práctica habitual  y que resulta incomprensible en algunos matarifes es que no dejan morir el animal del todo.

En Ceuta existen más de 60 asociaciones musulmanas y ninguna ha puesto a disposición de los musulmanes de la ciudad una simple guía sobre cómo tratar y sacrificar a los animales durante el Id Al Adha, y por dinero no será, pues subvenciones tienen y no son pocas.

600(1)

La CIE fija para el 11 de agosto la festividad de Id Al Adha, fiesta del sacrificio
Comentarios