sábado 26/9/20
SIN HAJJ 2020

Arabia Saudí anuncia un Hajj solo para residentes

* El Hajj 2020 ha sido suspendido y ningún país podrá enviar a sus fieles

 
 
Arabia Saudí anuncia un Hajj solo para residentes

Los residentes musulmanes en el reino y de nacionalidad distinta a la saudí serán quienes podrán realizar el Hajj 2020, siempre bajo estrictas medidas de seguridad sanitarias

 “A la vista de la continuación de la pandemia y de los riesgos de que se extienda el coronavirus en lugares concurridos y citas multitudinarias, y teniendo en cuenta la transmisión entre países y el aumento de las infecciones a nivel global, se ha decidido que el Hajj de este año (1441 de la Hégira / 2020 AD) solo podrán realizarlo un número muy limitado de peregrinos de varias nacionalidades que ya residan en Arabia Saudí”, afirma el comunicado difundido en la noche de ayer lunes por el Ministerio del Hajj y la Umrah (peregrinación menor).

Los musulmanes de todo el mundo estaban muy pendientes de la decisión saudí dada la proximidad de la fecha del peregrinaje, que este año cae entre el 29 de julio y el 4 de agosto. Con apenas cinco semanas, el tiempo para organizar los planes de viaje y alojamiento de cientos de miles de peregrinos estaban ya en peligro.  Los ritos del Hajj se realizan en la segunda semana del mes Dhu al Hijjah, undécimo en el calendario musulmán

A finales de febrero, las autoridades saudíes suspendieron la Umrah, una peregrinación menor y de carácter voluntario, y cerraron las ciudades de La Meca y Medina, como medida preventiva. Un mes después, advirtieron a quienes deseaban realizar el Hajj que no hicieran planes hasta que la situación estuviera más clara. De hecho, Indonesia, el país con mayor número de musulmanes y al que corresponde una mayor cuota de peregrinos (unos 200.000), ya había anunciado que sus ciudadanos no iban a participar este año. La misma decisión adoptó Malasia.

La situación en Arabia Saudí supera los 150.000 casos, un tercio de ellos en la provincia de La Meca. Los contagios diarios superan los 3.000 y los muertos son más de 1.300.

Mantener la cita del Hajj en tales circunstancias resultaba temerario, pues el Hajj puede congregar con facilidad a más de 3,5 millones de personas, lo que hace prácticamente imposible aplicar medidas de seguridad sanitaria y de distanciamiento social, ya que tan ingente número de personas tienen que permanecer en los mismos lugares por imperativo de los ritos establecidos.

Después del petróleo, el Hajj es la segunda fuente de ingresos del país. Los cálculos en cuanto a ingresos en concepto de visitas de los peregrinos superan los 15.000 millones de dólares anuales.

Ante la caída de los precios del petróleo, las autoridades saudíes  habían decidido reforzar el turismo religioso, como una medida para diversificar su economía, muy centrada en la producción de crudo.

Peregrinar a La Meca es deber que todo musulmán con capacidad física y financiera tiene que llevar a cabo una vez en su vida. Durante 8 días permanecen en la ciudad de Medina, lugar en el que está enterrado el Profeta del Islam (sws), en su mezquita deben realizar un total de 40 oraciones (8 días), luego viajan a la Meca para realizar diversos ritos que pueden prolongarse durante diez días. La peregrinación concluye con la Fiesta del Sacrificio (Eid al Adha), en la que los peregrinos sacrifican un cordero en recuerdo de Abraham cuando por orden de Dios decide sacrificar a su hijo Ismael, siendo su brazo detenido por Gabriel cuando ya iba a ejecutar la orden de Dios, acción que simboliza la fe inquebrantable en Dios.

Los preceptos fundamentales del Islam son cinco, siendo el Hajj el quinto.

Los cinco pilares del islam que todo musulmán debe cumplir son

  • Profesión de fe (Shahada)
  • Oración (Salat)
  • Diezmo,  (Zakat)
  • Ramadán  (Ayuno/Sawm)
  • Peregrinaje a la Meca (Hajj)

 

Con una cifra, que crece a ritmo acelerado, de casi 1.600 millones de musulmanes en el mundo, el gobierno de Arabia Saudita introdujo unas limitaciones por países para regular el acceso de peregrinos.

El sistema de cuotas fue introducido en 1987, cuando un intento de la policía saudita de poner fin a una manifestación de peregrinos iraníes en contra de Estados Unidos e Israel causó centenares de muertos.

La regulación original estipula que a cada país se le permite enviar a 1.000 peregrinos por cada millón de musulmanes que tenga en su población.

Las autoridades saudés han recortado en los últimos años el número de personas de distintas nacionalidades a quienes se les permite peregrinar debido a razones de seguridad debido a las obras para la expansión de la Gran Mezquita.

Garantizar la movilización segura de algo más de 3.5 millones de personas implica grandes esfuerzos logísticos.

Una restricción difícil

Los países que disfrutan de las cuotas más altas de peregrinos son Indonesia (168.000), Pakistán (143.000), India (136.000), Bangladesh (101.000), Nigeria (76.000).

Marruecos cuenta con una cuota cercana a 34.000. España tiene una cuota asignada de 3.000.

Los peregrinos que viajen a Arabia Saudita sin formar parte de la cuota autorizada se pueden hallar en una situación difícil.

El Departamento de Estado de Estados Unidos alerta en su página web que todos los peregrinos deben hacer sus gestiones sólo a través de las agencias de viaje autorizadas por el gobierno saudita, el cual impone penas duras para quienes intentar hacer el Hajj sin autorización.

Las sanciones incluyen la deportación y la prohibición de retornar al país en 10 años.

El gobierno de Arabia Saudita lleva varios años realizando ampliaciones para poder acoger cada año a 5 millones de personas.

Arabia Saudí anuncia un Hajj solo para residentes
Comentarios