Martes 18.06.2019
ALLÍ DONDE EL CAOS, NO MUY LEJOS EL ORDEN

Universo Bab Sebta

islamnews.es/redacción

* Marruecos culmina un importante proceso de reforzamiento de su defensa territorial

Para los más atrevidos la aduana marroquí de Bab Sebta  no es más que un sitio por el que pasan porteadores y lugar en el que se escenifican exasperantes colas de personas y coches, un lugar en el que la lucha por la vida  se aparece  cruda y sin remordimientos, pero Bab Sebta es algo más que eso, pues detrás de ese attrezzo de vida y subsistencia, existe  todo un universo con microclima  propio.  

En él la vista no lo alcanza todo, y a diferencia de esos planos futuristas de coches volando con paradas suspendidas en el aire, Bab Sebta prefiere vivir entre la tecnología más vanguardista y métodos antiquísimos que a día de hoy siguen vigentes por su  eficacia y gran utilidad. Todo lo que se diga de esa aduana, puesto fronterizo o como quiera llamarse, es poco, ya que conjuga un modelo de funcionamiento único.

Cierto es que el caos domina la zona. No menos cierto es que en el lugar conviven a diario funcionarios y todo tipo de personas dedicadas al trapicheo de mercancías entre Ceuta y Marruecos. Tampoco se puede negar que en el lugar no existe plan que tenga como fin optimizar los tiempos de espera y de paso.  Más cierto que el sol  también es que una parte de los funcionarios están más pendientes del tráfico de mercancías que de sus labores para hacer más llevadera la vida de las gentes. Y no sólo eso, también es del todo cierto que han aprendido a vivir entre el caos, la presión y la necesidad de las personas que a diario cruzan la frontera en  busca de una renta básica, ya que de otro modo sería imposible.

Sin duda, todo es mejorable en la aduana marroquí, salvo aquello que tiene que ver con la seguridad.  Ahí el margen de  mejora no es tan  ancho, ya que las cosas, aunque no lo parezcan,  están bajo un control muy efectivo. 

Si todo lo anterior es cierto, también lo es el alto nivel de seguridad que se aplica en el lugar. Los distintos Cuerpos de Seguridad hacen gala de una ubicuidad admirable, y cuando no es por medio de ojos electrónicos de última generación, bien valen informes encapsulados entre lechugas para hacer llegar noticias e informes a los distintos niveles que los requieren.

El último metro para entrar o salir de Marruecos, origen o destino Ceuta, aún cuenta con el viejo sistema del uno x uno, que no es otro que supervisar  documentos a mano uno tras otro, siempre de forma directa y sin cristales que recorten panorámica.  En ese último filtro no solo participa la ominipresente Shurta Al Uatanía (Policía Nacional), si no  que también hay un número permanente de Aduanas Marroquíes, muy pendientes de vehículos y sus matrículas, a todo ello hay que sumar los responsables de paso, estacionados en cada carril.

Para Marruecos no sería muy complicado cambiar el sistema del uno x uno por otros de visualización y comprobación más modernos, tal como hizo recientemente con la Admisión Temporal de Vehículos (AT-Carta Verde), gestión que ya no necesita de engorrosos formularios, pudiendo hacerse directamente en ventanilla en muy pocos minutos, pero tal decisión, la de cambiar del uno x uno a otros de naturaleza más propia de estos tiempos, produce enorme recelo en los responsables policiales, ya que su cambio conlleva la pérdida de unos segundos vitales para el funcionario que hace la inspección del documento de identidad (pasaporte), momentos durante los cuales el agente fija sus ojos en el viajero buscando, quizá, señales de normalidad y su contrario.

Al no tenerlo claro, el sistema permanece y vive nueva juventud cada vez que se cuestiona. Un formula, la del uno x uno, que no sólo es de utilidad a Marruecos en cuanto a rigor en el control de salida y entrada, si no que también derrama sus altos favores sobre   Ceuta, ya que esa parada de comprobación en la aduana marroquí hace de primer filtro para la propia seguridad de los ceutíes, pues el viajero que accede a suelo español ya llega con media inspección hecha, que no es poco.

De ahí que la seguridad de los ceutíes empiece en Bab Sebta. Algo hay que agradecerle a sitio tan desordenado y en el que son ciertas  tantas y tantas deficiencias, pero que aun así alberga fina  inteligencia  que gusta de permanecer ajena al ruido y a la desesperación que se vive a diario en  el recinto aduanero.

El Gobierno de los EEUU ofreció hace unas semanas a Abdelatif Hamouchi, máximo responsable de la seguridad en el país,  la nacionalidad estadounidense. Francia y España le condecoraron  https://www.islamnews.es/articulo/entre-fronteras/hamouchi-suspende-jefe-policial-bab-sebta/20190603213344005075.html, así como que tiene el reconocimiento de muchos otros países por su lucha y eficacia contra el crimen organizado, especialmente por su lucha contra el terrorismo yihadista. Hamouchi agradeció el detalle de los EEUU respondiendo: “nací  marroquí, en Marruecos vivo y marroquí moriré”.

El gesto del Gobierno estadounidense refrenda el reconocimiento a la Inteligencia marroquí, a su forma de hilar y a sus telares en su lucha contra la amenaza terrorista.

La aduana marroquí de Bab Sebta no es ajena a toda esa lucha, así como que la suya también goza de mérito y reconocimiento, pues  conjuga un  tráfico ingente y una masificación únicas.

Marruecos se blinda

El vallado con concertinas que viene ultimando Marruecos forma parte de un plan nacional que tiene como único fin controlar, cueste lo que cueste, los límites del territorio en todos sus puntos.

Contrariamente a lo que pueda pensarse, el vallado que viene acometiendo Marruecos en la frontera con Ceuta, concertinas incluidas, tiene como primer objetivo blindar el acceso al territorio, siendo una de las consecuencias que los migrantes lo tendrán más difícil a la hora de intentar el salto a Ceuta

La actividad que puede apreciarse en los montes adyacentes a Ceuta, con la participación de maquinaria pesada y otras para habilitar carreteras entre los distintos puestos de vigilancia, visibles a mucha distancia, forma parte de un ambicioso plan de ordenación y vigilancia del territorio.

Se han desplegado enormes esfuerzos en toda la costa atlántica para controlar salidas y posibles entradas en el territorio. Todo en armonía con las ayudas y las exigencias llegadas desde Europa. Un vasto programa electrónico con dispositivos de seguimiento y control ya funciona en toda la costa desde las inmediaciones de Ceuta hasta el sur con el Sahara inlcuido. Otro tanto ocurre con la línea que separa marruecos del resto de países africanos con los que comparte fronteras, así como la vecina Argelia, ahora en ebullición política y social, lo que exige de Marruecos un aumento de su atención, que nunca fue poca.

Puede que el norte, en especial las ciudades de Ceuta y Melilla, sean para Marruecos los puntos más nobles y menos beligerantes a la hora de analizar acechos y amenazas. La presencia del  amigo español controla todo ese espacio y eso permite a Marruecos hacer un mayor enfoque en otras latitudes con un mayor contenido de riesgo. La presencia de España en el norte de África es mucho más beneficiosa de lo que parece.350 satélite

El   proyecto de supervisión de fronteras  iniciado por Marruecos ya cuenta con los servicios de los dos satélites que  puso en órbita. El primero el 8 de el 8 de noviembre de 2017, El Moroccan EO Sat1, construido por Francia,  y se trata de un satélite de observación de la tierra de alta resolución. Al Moroccan EO Sat1 siguió  el Mohammed VI-B, lanzado el 21 de noviembre de 2018, destinado, según Marruecos, para la vigilancia costera y, en especial, para el control pesquero y pateras.

Con el lanzamiento de los dos satélites Marruecos culmina el reforzamiento de su defensa territorial, a la vez que ya cuenta con la capacidad suficiente para hojear cocinas y menús, entre otras cosas, pero seguirá con su viejo sistema del uno x uno, al menos en Bab Sebta.

Universo Bab Sebta
Comentarios