jueves 18.07.2019
La medida tendrá efectos colaterales en otros niveles del funcionariado

Los titulares de pasaporte diplomático o similar no podrán usar Ceuta y Melilla para entrar o salir de Marruecos

* El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional emite una nota en la que deja clara su postura

Los titulares de pasaporte diplomático o similar no podrán usar Ceuta y Melilla para entrar o salir de Marruecos

La nota no cita si la medida afecta a los diplomáticos extranjeros residentes o no en Marruecos, aunque esta cuestión se trata en despachos oficiales, por lo que cualquier tipo de advertencia/sugerencia se hace dentro de esos espacios tan limitados por las  exiquiteces de la educación diplomática.

Hay que pensar en que la medida va dirigida a los diplomáticos marroquíes con pasaporte diplomático u oficial –según dice la nota- por lo que hay que entender que existe algún otro tipo de pasaporte muy cercano al diplomático y que afecta a funcionarios de alto rango.

Un pasaporte diplomático es un documento de viaje y de identificación concedido a quienes desempeñan determinadas funciones o cargos de alta dignidad, de responsabilidad nacional en muchos de los casos cumplen misiones oficiales en el exterior  ya sea Embajador, Cónsul, etc. 
Este tipo de pasaportes según la convención de Viena para las Relaciones Internacionales tiene muchísimas ventajas para los que dispongan de este documento, entre las que se destaca: la inviolabilidad de la propiedad, la excepción del pago de impuestos de cualquier índole, la imposibilidad de ser sancionado por las fuerzas policiales, etc. 


Ceuta y Melilla quedan vedadas a todas las personas en poder de pasaporte diplomático. A partir de ahora no podrán utilizar las dos ciudades para entrar o salir de Marruecos, por lo que deberán hacer uso de los puertos, aeropuertos y otros accesos por tierra debidamente señalizados como punto de entrada o salida  oficial.

La decisión coincide con la inauguración de las nuevas instalaciones de Tánger Med II por parte del príncipe heredero Moulay Hassan, así como con la presencia del rey Mohamed VI en su residencia de verano de Rincón de M´diq, a 15 km de Ceuta.

Marruecos siempre ha limitado el paso de sus funcionarios a Ceuta y Melilla, hasta el punto que han de necesitar una autorización especial para cruzar a las dos ciudades. Ahora la prohibición se hace extensible a quienes portan pasaporte diplomático o bien de un  status especial por rango de cargo.

Atrás quedan aquellos años en los que los diplomáticos extranjeros obtenían autorizaciones especiales para realizar sus compras de mobiliario y otros enseres en las dos ciudades autónomas, pasando por las aduanas marroquíes sin ningún contratiempo. Eran otros tiempos. El ciclo es imparable y lo va envolviendo todo.

La medida podría producir cierta preocupación en otros niveles del funcionariado marroquí, lo que podría a su vez restarles ganas a la hora de visitar ambas ciudades, pues el registro de salida permanece  y eso puede ser contraproducente para la carrera del funcionario. La medida tendrá efectos negativos en los comercios de ambas ciudades. Hoteles, restaurantes, comercios, salas de juego, etc., sitios naturales para quienes disfrutan de un nivel de vida superior.

A partir de ahora, un sello ceutí o melillense en un pasaporte diplomático o similar puede suponer graves contratiempos para su titular, aunque bien se van a cuidar de que tal cosa no suceda.

Los titulares de pasaporte diplomático o similar no podrán usar Ceuta y Melilla para...
Comentarios