domingo 08.12.2019
crisis en fnideq

Fnideq, en dique seco

* Castillejos ya no recuerda tiempos como los que vive en la actualidad

 
 
Fnideq, en dique seco

El parón sufrido por los porteadores que utilizan vehículos para transportar mercancías difícilmente se reanudará una vez concluyan las obras de la aduana española. Así se ha manifestado un alto responsable de la aduana marroquí que prefiere quedar en el anonimato. “En Bab Sebta casi todo es irregular, por lo que no puede haber comunicaciones oficiales sobre algo que trasciende las normas”, señala a islamnews.es.

De momento, las autoridades intentan establecer un censo de porteadores a pie. Una decisión que ya se tomó y ejecutó hace algunos meses, pero que vuelve a ponerse en marcha sin que nadie explique para qué y por qué, aunque muchos lo achacan a la última muerte, como modo de reacción y justificación ante tan terrible tragedia.

Lo cierto es que existe una gran desorientación en todo lo que concierne a la aduana de Bab Sebta.

Las autoridades marroquíes son conscientes de la gran demanda de producto existente en la localidad de Fnideq.

Marruecos tolera la actividad del contrabando por Bab Sebta por razones estrictamente sociales. Se trata, explican, de una “economía de subsistencia”, que tiene como único fin proveer de actividad a la población de Fnideq y que puedan obtener un sustento para sus familias.

La cosa no es tan fácil como parece. No se trata únicamente de frenar el trasiego de contrabando por la frontera, cosa que Marruecos podría hacer en cualquier momento y ejecutarlo en minutos. La cuestión es mucho más compleja.

Si el PIB de Ceuta depende un 20%, aproximadamente, de las operaciones con Marruecos, el de Castillejos ronda el 95% en cuanto a dependencia de Ceuta.

Es una ciudad entregada a Ceuta y su única órbita es Ceuta. La ciudad española es la que da vida a Castillejos y hace que sea visitada por miles de turistas sureños que vienen a buscar en ella los productos llegados desde Ceuta. Es su reclamo más llamativo. Si a Castillejos le faltara lo que le llega desde Ceuta podría colapsarse económica y socialmente.  Esta realidad es la que más pesa en las decisiones de las autoridades marroquíes a la hora de restringir el paso de mercancías procedentes de Ceuta. Si el corte fuera total, las consecuencias para una población de 100.000 habitantes serían catastróficas.

La restricción al paso de vehículos dedicados al transporte de mercancías ha traído consigo una enorme demanda de producto. Para paliarla, los grandes “operadores” han subido el precio por pase de bulto, para así atraer a más porteadores de a pie, situación que puede verse a diario entre domingo y jueves, con colas que suelen alcanzar varios kilómetros, inusuales hasta hace poco.

El famoso “centro comercial” Masira al jadra (Marcha verde), está conociendo uno de sus peores momentos comerciales, y no es por falta de clientes, sino por falta de producto. Muchos comerciantes contemplan con tristeza que no pueden reponer lo mucho que han vendido en los meses de verano.  Chaib, un comerciante dedicado a los textiles y especializado en ropa femenina, lo describe con claridad “no tenemos género, no pasa lo suficiente para cubrir la demanda de todos los que llegan desde el sur los fines de semana, la cosa está muy mal y cada vez peor. Si sigue así vamos a tener que cerrar. Ahora vienen inspectores y piden facturas de las mercancías, nada bueno”.

Masira al jadra es el centro de decisión más importante de Castillejos en términos comerciales, salvo en lo referido a alimentación, cuyos padres y tutores operan desde otros puntos de la ciudad.

En este lugar, con mezquita propia, hay más de 500 establecimientos dedicados a todo tipo de mercancías. Puede encontrase de todo: informática, tv, telefonía, textiles en todas sus formas, ropa de hogar, recambios para coches, bisutería, ropa para mujer, hombres y niños, menaje, toda una oferta comercial de lo más variado y con precios altamente competitivos. Las mercancías son de procedencia Ceuta en un 90% y resto de países como Turquía.

Alrededor de este centro también hay una gran cantidad de tiendas dedicadas a todo tipo de artículos. Este lugar es el más visitado por los turistas marroquíes llegados desde el sur para realizar sus compras.

Las palabras de Chaíb son muy ilustrativas de lo que acontece en uno de los lugares comerciales más emblemáticos de Castillejos y, a la sazón, un punto regulador desde el que se distribuye a muchos puntos de Marruecos.

Islamnews. es pudo contabilizar en distintos puntos de Fnideq más de 700 establecimientos dedicados en exclusiva a productos “importados” desde Ceuta.

Las autoridades son conscientes de que cada vez que se frena el trasiego de mercancías por Bab Sebta también se frena el crecimiento de Fnideq y que las consecuencias van más allá de una simple decisión de restringir “actividad irregular”.  La realidad se impone.

La única opción para reducir la dependencia de Ceuta consiste en establecer en Fnideq impulsos industriales teniendo en cuenta la singularidad fiscal de Ceuta, ya que todo lo que no sea eso impedirá cualquier ejecución de proyectos en la zona, pues Ceuta siempre será mucho más competitiva, por lo que la historia seguirá repitiéndose y el porteo manteniéndose como forma de vida en toda la zona.

Otra opción es que Marruecos implante en Bab Sebta una aduana comercial. Es la idea menos dolosa y la que mejor encajaría; sin embargo, tal posibilidad se aparece como irrealizable desde un punto de vista político.

El dilema no es nada fácil de resolver.  No es solo Fnideq, también están las ramificaciones que tal dependencia ha ido instalando en los diversos sectores comerciales de la zona y en otros puntos distantes de Marruecos.

La solución y la respuesta no está en el viento, como diría Dylan. Está en Rabat.

Fnideq, en dique seco
Comentarios