jueves 15/4/21
la anarquía saca pecho

caos total en la frontera de Marruecos

* La situación en la frontera de Marruecos es crítica, resulta del todo imposible entrar o salir. El desorden y la falta de previsión es de realmente  intolerable. La percepción es que no hay responsables, es como si el orden se plegara a la anarquía.

Salir hacia Marruecos se ha convertido en una odisea; entrar a Ceuta, un suplicio. Nadie pone orden, salvo unos funcionarios vestidos de policías que hacen uso del crédito facial o económico para abrir paso a quien quieren y denegarlo a quien les apetezca. 

Señores, estamos en la frontera de Bab Sebta, aquella por la que hay que cruzar para llegar a Ceuta, no hay otra, es el único paso oficial establecido. Un espacio en el que se dan cita porteadores mecanizados, porteadores a pie, turistas, ceutíes, ciudadanos marroquíes que intentan acceder a Ceuta para realizar compras a título privado, y si eso es poco, cientos de personas que buscan su sustento ayudando a quienes tienen que rellenar la hojilla para poder estampar sello de entrada y salida, también hay personas dedicadas a la mendicidad, menores pidiendo comida y esnifando pegamento... todo en un recinto aduanero que habiendo sido ampliado hace un par de años,ya ofrece aspecto de viejo y descuidado.

Resulta incomprensible que una aduana se convierta en un mercado al aire libre, sobre todo a la hora en la que los coches mercancía vuelven cargados desde Ceuta, ciudad a la que entran muy temprano, habiendo hecho cola desde la noche anterior en las inmediaciones de la aduana. El cálculo es aproximado, pero los coches mercancía no son menos de 5000, un número que cuando alcanza la explanada de la aduana ocupa todos los carriles, provocando un bloqueo impresionante, lo que se traduce en un caos absoluto, aunque no salvaje y sin instinto, pues dentro de esa nebulosa de incertidumbre y de frenesí desmedido, se hacen negocios con gran rapidez. Los teléfonos no paran, las llamadas entre los conductores de los coches mercancía y sus contactos en la aduana no cesan. El contacto es quien tiene la responsabilidad de arreglar el paso, sólo cuando eso queda solucionado, surge la llamada y el conductor arranca y se introduce en el carril en el que estaba esperando y causando bloqueo a todos los que son ajenos a ese mercadeo.

caos total en la frontera de Marruecos
Comentarios