lunes 14.10.2019
un fin de semana para olvidar

La bisoñez de algunos agentes y la impericia de los más avezados hacen de Bab Sebta un paso lento y desesperante

*  Marruecos debería aplicar en Bab Sebta los parámetros europeos que utiliza en Tánger Med
 
 
La bisoñez de algunos agentes y la impericia de los más avezados hacen de Bab Sebta un paso lento y desesperante

Si algo hay que destacar en Bab Sebta es esa falta de actitud y diligencia que nada más llegar a Tánger Med sale a tu alcance. Esa predisposición a facilitar el paso y la estancia en Marruecos es la gran ausente en Bab Sebta.

De las academias marroquíes están saliendo un gran número de agentes. A las nuevas promociones también se suman los de Aduanas, chicos jóvenes que arrancan en su carrera con puestos de responsabilidad en distintos puestos de la Administración.

En Bab Sebta han recalado muchos durante los últimos meses. Tal cosa no es mala, pues resulta de un proceso natural, ya que los más viejos tienen que irse y dejar paso a los nuevos. La vida se detiene para algunos y comienza para otros. Un ciclo natural.

Los más avezados llegaron a la conclusión de que el viernes 19, sábado 20 y domingo 21, la aduana se vería a tope con ciudadanos marroquíes procedentes de Europa, por lo que habilitaron para todos ellos un total de 5 carriles, dejando uno solo para ceutíes y nacionales marroquíes. Hasta cierto punto la idea no era mala, pues pensaban que los ciudadanos marroquíes vendrían directos desde el barco.

El problema es que no tuvieron en cuenta el mecanismo de la Delegación del Gobierno de Ceuta, que obliga a todos a pasar por la explanada de castigo, seas de aquí o de fuera, así como que ocupan sitio normal en la misma, es decir, junto a ceutíes y nacionales marroquíes, lo que, a su vez, obliga a que salgan juntos y revueltos en dirección a la aduana marroquí.

Así que, cuando llegaban a la aduana marroquí no todos eran ciudadanos marroquíes, siendo estos muy pocos en comparación con sus cálculos. Las colas se hicieron kilométricas y las esperas en la explanada de castigo se hicieron interminables, mientras que la aduana marroquí aparecía con un carril a tope y 5 vacíos, esperando lo que no llegaba.

El sábado decidieron habilitar dos carriles más para ceutíes y nacionales marroquíes, todo ello en la parte inferior, aquella con sentido Ceuta, Aquella decisión alivió la situación.

Ya hoy, domingo  21, y con la lección aprendida, decidieron habilitar desde muy temprano un total de 4 carriles para ceutíes y ciudadanos marroquíes no residentes en el extranjero, pero lo que no hicieron fue poner aduaneros maduros, con mejor ojo clínico y proclives a agilizar el paso de los vehículos, cosa que dejaron en manos de los nuevos agentes, quienes con una actitud lenta y parsimoniosa ralentizaron hasta extremos insospechados el paso en los 4 carriles, convirtiendo el paso hacia Marruecos en una auténtica prueba de paciencia para todos los conductores.

 
 

La bisoñez de algunos agentes y la impericia de los más avezados hacen de Bab Sebta un...
Comentarios