miércoles 21/10/20
COLECCIÓN "AUTORES QUE DESTIERRAN A LAS MUJERES"

Un libro “El mejor regalo del Eid para tu hijo”, de Abdelaziz Hammaoui, una venda en los ojos de los niños musulmanes

* Un libro, por llamarlo de alguna manera, titulado “El mejor regalo del Eid para tu hijo”, de Abdelaziz Hammaoui, de 27 páginas y con “20 lecciones educativas del sacrificio del Profeta Ibrahim”, profundiza en la brecha psicológica de los niños musulmanes induciéndoles a pensar y a convencerse de que solo los hombres son gratos a los ojos de Allah

b9f4b1ae-c8c5-4acb-9b3b-a6ad29d5a628 - copia (1)

Un libro titulado “El mejor regalo del Eid para tu hijo”, de Abdelaziz Hammaoui, de 27 páginas y con “20 lecciones educativas del sacrificio del profeta Ibrahim”, profundiza en la brecha psicológica de los niños musulmanes induciéndoles a pensar y a convencerse de que solo los hombres son gratos a los ojos de Allah.

La “obra”, por llamarla de alguna manera, tiene como fin “enseñar los valores del día del sacrificio”, sin embargo, en sus lecciones subyace una visión endémica que enaltece las acciones de los hombres y olvida de forma intencionada toda aportación femenina, sin la cual nada de lo cuenta podría haberse realizado.

b9f4b1ae-c8c5-4acb-9b3b-a6ad29d5a628 - copia (1)Hammaoui lanza toda una serie de recopilaciones de aleyas del Corán para fundamentar y promover en los niños las capacidades necesarias para alcanzar los retos de una fe inquebrantable, poniendo como ejemplo el arrojo y la determinación de Ismail, un jovencito que no había alcanzado la mayoría de edad cuando su padre, Ibrahím, le explica que Allah le ha pedido que le sacrifique, a él, a Ismail, a lo que el hijo responde que se pone a su disposición y que obre conforme a lo ordenado por Allah.

La decisión de Ismail, que no duda en aceptar lo expuesto por su padre, es, según el autor, fruto de una fuerte e intensa relación entre padre e hijo, pero en ningún momento menciona a la madre de Ismail, Agar, quien como madre y esposa mucho tuvo que ver en la formación y en la educación de su hijo para que aceptara de buen grado ser sacrificado sin ningún titubeo.

Este tipo de publicaciones son contrarias a una enseñanza musulmana recia en fomentar valores que tengan presente la aportación de cada cual, sin que importe género ni condición.

La publicación de Hammaoui no es recomendable porque olvida a la mujer de forma premeditada, sin darle opción a que aparezca en un relato en el que fue protagonista principal, y como muestra de tal evidencia  las carreras de Safa y Marwa en recuerdo de una mujer excepcional. Allah no la olvidó al establecer las pautas de la peregrinación.

Estas personas que escriben libros destinados a niños, deberían replantearse sus fijaciones con la mujer, ya no solo con quienes escribieron historias fantásticas, sino con todas las que de un modo u otro hacen posible una sociedad más justa y solidaria.

Hammaoui no es justo con la historia que escribe y plantea una escena en la que solo aparecen hombres, olvidando que hombres y mujeres se complementan, que relegar a las mujeres al olvido es un acto de desprecio a la faceta femenina, que aporta un gran número de acciones afectivas, tan necesarias y vitales en todos los procesos educativos de los hijos.

Hacer todo eso,  Hammaoui lo hace en su libro, por llamarlo de alguna manera, favorece la falta de empatía, de amor al prójimo y predispone a cierta violencia pasiva, puerta y antesala de la otra.

Lo que no cuenta Hamamaoui es que Ibrahím, la paz sea con él, pasaba largos periodos de tiempo fuera de Meca, por lo que la educación de Ismail estuvo prácticamente en manos de Agar. Fue ella quien lo tuvo en su vientre y fue ella quien le dio los primeros cuidados, y así hasta hacerle un hombrecito fuerte y profundamente convencido de Allah.

No era un entorno fácil el de Agar para educar en Allah. Tierras en las que faltaba de todo, y en las que las altas temperaturas lo fundían todo, y en donde el agua era el bien más preciado, sin olvidar las grandes carencias de bienes que padecían todas aquellas personas que vivían bajo un sol abrasador, tierras como yunques del sol, y a pesar de todo, a pesar de tantas dificultades, Agar consiguió sembrar y cultivar en Ismail una fe a prueba de fuego.

El libro de Hammaoui, por llamarlo de alguna manera, es una venda en los ojos de los niños. Una injusticia que no debería permitirse ni repetirse jamás.

Un libro “El mejor regalo del Eid para tu hijo”, de Abdelaziz Hammaoui, una venda en...
Comentarios