lunes 14.10.2019
Vota en libertad, vota pensando en todos

No votes en contra de tus derechos culturales y religiosos (1)

* Las próximas elecciones del 26 de mayo de 2019 resultan de vital importancia

No votes en contra de tus derechos culturales y religiosos (1)

Las próximas elecciones del 26 de mayo de 2019 resultan de vital importancia, ya no solo para los musulmanes de Ceuta, sino también para el resto de musulmanes de todo el país. El voto musulmán no debe caer en saco roto, de modo que debe tener como objetivo mejorar la vida de los ciudadanos musulmanes españoles en todos los rincones del país.

Resulta de enorme importancia conocer qué piensa cada partido sobre los derechos culturales y religiosos de los musulmanes españoles. No hace falta decir que las propuestas de contenido islamofóbico o religiofóbico son liberticidas y excluyentes, por constituirse en claro impedimento al libre ejercicio de los derechos culturales y religiosos de las personas, así como que tienen como objetivo mermar la capacidad de las familias a la hora de incidir en la educación de los hijos y transmitir valores religiosos en el ámbito educativo.

Un repaso a lo que piensa cada partido ayudará a los ciudadanos musulmanes a la hora de tomar decisiones respecto al partido de su elección, tanto como que los musulmanes ceutíes han de tener en cuenta que su voto incide de forma general en el conjunto de la nación, por lo que no deben pensar en propuestas cortas, sino en todas aquellas que puedan facilitar la vida de los musulmanes en toda España, y no solo en Ceuta.

Los derechos religiosos están definidos en los artículos 16 y  27.3 de la Constitución Española, así recogidos y desarrollados en los acuerdos de Cooperación entre el Estado y la Comisión Islámica de España, en la Ley 26/1992 de 10 de noviembre

También hay que tener en cuenta  las definiciones y propuestas recogidas en la  declaración de Friburgo (07/05/2007) sobre Derechos Culturales, la Declaración Universal de Derechos Humanos en sus artículos 18 y 26.3  y la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea en sus artículos 10 y 14.3.

La Declaración de Friburgo reconoce  los derechos culturales de los musulmanes en el ámbito de la educación, así como a no ser estigmatizados con las políticas de lucha contra el terrorismo por el hecho de ser musulmanes.

Para la Declaración de Friburgo de 7 de mayo de 2007 http://www.culturalrights.net/descargas/drets_culturals239.pdfel término “cultura” abarca los valores, las creencias, las convicciones, los idiomas, los saberes y las artes, las tradicionesinstituciones y modos de vida por medio de los cuales una persona o un grupo expresa su humanidad y los significados que da a su existencia y a su desarrollo. Así mismo, la expresión “identidad cultural” debe entenderse como el conjunto de referencias culturales por el cual una persona, individual o colectivamente, se define, se constituye,  comunica y entiende ser reconocida en su dignidad, finalmente el artículo 2 de dicha declaración, entiende por “comunidad cultural” un grupo de personas que  comparten las referencias constitutivas de una identidad cultural común, que desean preservar y desarrollar.

26 mayo

Los resultados del  28A dejaron  a la vista que el voto del colectivo musulmán puede resultar decisivo a la hora de inclinar la balanza en un sentido u otro,  una certeza que no pasó desapercibida para nadie.  Y como muestra, el rocambolesco iftar promovido por Vivas.

Al episodio de Vivas se había adelantado el líder de Caballas emitiendo vídeos desde mezquitas y reivindicando que son patrimonio de todos los ceutíes, una forma de contestación a Vox que se había pronunciado en contra de algunos templos que, según la formación de Abascal, propician radicalismos, todo ello sin aportar prueba alguna al respecto.

Faltaba el partido de Tarek Mizzian, que sin el menor rubor, coloca pancarta pidiendo el voto justo enfrente de una de las mezquitas más emblemáticas de la ciudad, la de Muley el Mehdi, en la Avda. de  África, y por si esto fuera poco, lanza proclamas electoralistas a favor de conceder corderos y viajes a la Meca, toda una estrategia electoral asentada en simbolismos religiosos.

En cuanto al MDyC,  hizo lo que pudo para refrescar su perfil, repescando candidatos  de nombre y apellidos no árabes ni musulmanes, todo ello encaminado a desempolvarse de la etiqueta de partido musulmán excluyente, lanzando así sus  cañas en  aguas desencantadas.  Bien hace en no perder la ilusión. A todo eso, los del MDyC cuentan con señales que les  hacen presagiar mejores resultados que los obtenidos hace 4 años.

El PSOE, partido que ya cuenta con el diputado al Congreso y los dos senadores, debería exponer de mejor manera de qué modo  apoyará un marco legislativo que proteja y permita a los musulmanes de España  desarrollar sus derechos culturales y religiosos, que tanta falta les hace.  

Caballas tiene que estar dándole vuelta a si hizo bien en pedir el voto para el PSOE en las elecciones del 28A, pues ahora tiene en el partido de la rosa un serio rival en aquellos núcleos en los que antaño comandaba de forma primorosa.  En esos espacios la lucha va a ser encarnizada entre PP,PSOE, Caballas y MDyC. 

Llama mucho la atención los más de nueve mil votos obtenidos por Vox  el 28A, una muestra inequívoca de que las cosas en Ceuta están cambiando de forma vertiginosa, todo ello sin que sepamos hacia dónde nos dirigimos, pues el discurso de Vox  no debe amedrentar a nadie; antes bien, debe ser motivo para reflexionar  detenidamente sobre lo valioso que resulta votar. El colectivo musulmán está en esa tesitura. 

No sirven vídeos desde mezquitas, tampoco sirven proclamas manifestando enfermedades mentales de los contrincantes, tampoco ofertas de corderos y viajes a la Meca; menos aún, “íftares institucionales”, así como que tampoco deben mediatizar afirmaciones islamofóbicas o religiofóbicas, nada de eso debería servir para decidir el voto de ningún musulmán.

En cuanto a Cs, nada puede ser peor. Su hacedor en las sombras prefirió una cara bonita para el Congreso y dejar a quien estaba como primero para el 26M, dejando a un lado a quien se postulaba como “cambio natural” de Varga, el “impoluto” Piku, desterrado y olvidado como  quincalla que ni para fundir sirve, que ya ni en las fotos se le ve. Él, que recogió apoyo de medios digitales subvencionados, publicando su CV como si de auténtica excelencia se tratara, también contando con  opinión lacerante en contra de Varga de medio afín, todo ello en un intento de acercar a los centros de decisión de Cs  la idea de que él  era el “candidato perfecto”, pero de nada sirvió tan arduo trabajo de cosmética, pues los fontaneros de Rivera prefirieron a quien estaba, seguros de que saldrá por inercia, aunque no sirva.  Varga no aportó nada en 4 años, ni aportará, pues está fuera de onda y poco le importa estarlo.

Otra figura que va de relleno es la de la coordinadora, a la que tampoco se le ve ni se le espera. El partido de Rivera en Ceuta es una familia mal avenida en la que todo son peleas. Resulta realmente sorprendente que en su lista aparezcan personas con nombres árabes y musulmanes, cosa que no quiere decir que sean de confesión musulmana, pues el hábito no hace al monje, pero sí que llama la atención, pues la corte de Lozano no es un vergel de afecto y amor hacia el diferente, todo lo contrario. Y  en apoyo de Lozano&Family ahí están los Gil y los últimos subidos al carro.

El partido de Rivera no es de fiar.  En su programa político para las elecciones del pasado 26A no habla de religión, ni en el ámbito educativo ni en ningún otro https://www.ciudadanos-cs.org/programa-electoral,

Sorprende que  una organización que se define como constitucionalista no muestre ningún respeto a los derechos religiosos constitucionales tal y como se definen en el artículo 16 y el 27.3 de la Constitución Española, así recogidos y desarrollados en los acuerdos de Cooperación entre el Estado y la Comisión Islámica de España, en la Ley 26/1992 de 10 de noviembre

El partido de Rivera  es  ambiguo a la hora de su relación con el Islam y los ciudadanos musulmanes. No hay que olvidar  los tuits Islamófobos del actual portavoz de Cs en el Congreso, Juan Carlos Girauta, ni las soflamas Islamófobas de algunos de los influencers en redes sociales que apoyan esta organización, como Mercedes Romón en la cuenta de tuiter @mromvi.

La deriva laicista de Cs se resume con aquellas palabras de Albert Rivera, cuando criticó, en el pasado, en relación a la LOMCE, que la religión “se contabilice en el currículum igual que asignaturas como las matemáticas o la historia”. Por ello, aseguró que la LOMCE “introduce componentes ideológicos en lugar de introducir unos valores universales y comunes a todos los españoles”,

Ya en el 2015 el partido de Rivera asentía junto con el PSOE y Podemos en la supresión de las clases de religión de la escuela pública y concertada.

Por lo tanto, hay que concluir que   un gobierno liderado por Rivera, con un carácter marcadamente laicista, pondría en riesgo los derechos  culturales y religiosos de los musulmanes en materia de educación.

Seguirá

No votes en contra de tus derechos culturales y religiosos (1)
Comentarios