domingo 25.08.2019
Obras son amores…

Un presidente demasiado caro

* Un cuarto puesto para quien debería ocupar el último

Un presidente demasiado caro

Con Vivas, y durante 18 años, el colectivo musulmán no conoció progreso. Se sumó a las políticas de Gordillo para dividir aún más a un colectivo siempre debilitado y necesitado. Hizo del dinero público un arma certera para premiar a quienes comulgaban con aquel “Islam español” que tanto defendieron aquellos que siempre han sabido poner la mano –y siguen poniéndola- y que hoy han reculado hacia posiciones más acordes con esa naturaleza que siempre les ha acompañado y que no es otra que la de mendigar cada vez que se pueda.

Tiempos  en los que Vivas demonizaba a Luna Blanca en favor de la UCIDCE, aunque hoy bien tiene ungida a la primera y a la segunda con favores pendientes de pago.

Llegará el momento en el que escribiremos con pelos y señales sobre la participación de cada uno de los actores en ese proceso de descomposición del colectivo musulmán de Ceuta. Llegará el momento.

Hacer piña con Imbroda para poner la mano en Madrid y en Europa siempre les fue bien, pero de poco les sirvió, al menos para ceutíes y melilleneses, pues ellos ya tiene sus sueldos -y menudos sueldos-, y ya puestos nunca olvidaron a sus más queridos. 

La publicación de los sueldos de los alcaldes españoles, con Vivas en el cuarto puesto, detrás de Madrid, Barcelona y Bilbao…y por delante de Valencia, Sevilla, Vigo, Granada, Málaga, Zaragoza, Pamplona… es de una gran caradura, sobre todo para una ciudad que vive desde hace años en una encrucijada vital, liderando los índices más negativos de su historia, siendo en la actualidad la ciudad más pobre de España y una de las que más miseria arrastra de toda Europa.

Vivas dejará detrás de sí una ciudad hundida en pobreza y miseria, una situación de la que le será muy dificil salir, por no decir imposible.

Cuando llegó al poder el paro en Ceuta estaba en torno a un 8%; hoy, roza el 40%. Sus mayorías absolutas sólo han dejado desesperanza y hastío, y basta darse una vuelta por el extrarradio para comprender en que situación está todo.

Ha sido mucho el poder acumulado. Ha sido un hombre que ha vivido por encima de sus posibilidades en términos políticos, pues Vivas es más técnico de cuentas que un político de raza. El poder le perdió y le dejo ensimismado en sí mismo, absolutamente absorto en sus logros y sin posibilidad de correr las cortinas para ver y rozar la realidad del pueblo que siempre dijo amar, pero lo suyo nunca fue amor; antes bien, un cúmulo de cálculos bien programados para permanecer y permanecer.

Un cuarto puesto debería sonrojar a quien lo ocupa, pero eso no es cosa de Vivas, lo suyo es dar palmaditas y regalar sonrisas con el ya famoso “me alegra verte”, al tiempo blandiendo su pluma para firmar contratos millonarios con Trace y encumbrando a quienes le caen bien y resuelven jurando lealtad y fidelidad a un estilo que ya se antoja cansino y absolutamente agotado, un modelo de hacer política que ha dejado a esta ciudad en los umbrales de la pobreza más miserable.

Por mucha magia que intente ya ningún truco le saldrá bien, pues su capacidad seductora para atraer y hacerse amigo de quienes ostentan  poder ya de poco le sirve, pues está más calado que el melón de secano.

Un presidente demasiado caro
Comentarios